Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Derechos Humanos

ARGENTINA - TRABAJO INFANTIL

El trabajo infantil afecta al 17,6 por ciento de los chicos argentinos

El 17,6% de los niños argentinos de 5 a 17 años realiza algún tipo de trabajo. El número es un promedio de lo que ocurre a nivel nacional en grandes centros urbanos, pero hay regiones, como el Gran Tucumán, en donde la situación es mucho peor: allí llega al 24,6 por ciento.

Los datos son del segundo semestre de 2010 y surgen del Observatorio de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA), que midió a seis mil hogares de todo el país para abordar la temática del trabajo infantil en las grandes ciudades de Argentina. Fueron difundidos en la última Nota Conjunta de la Red de Diarios en Periodismo Social, al recordarse el pasado domingo el Día de la Lucha Contra el Trabajo Infantil. 

El universo de chicos que trabajan se divide en dos grupos: los que realizan actividades domésticas en forma intensiva (limpian, lavan, cuidan  a los hermanos, hacen la comida todos los días, juntan agua, leña), o actividades económicas (ayudan a sus familiares u otras personas en un trabajo, hacen alguna actividad para ganar dinero por su cuenta como empleado a aprendiz) y existen contrastes según la edad: entre los 14 y los 17 años el promedio de chicos que trabajan es de 32,4 por ciento, mientras que entre los chicos de 5 y 13 años, ese número es del 10,6 por ciento.  

La investigación resume datos referidos al trabajo infantil urbano en el país, quedando afuera la realidad de los chicos que trabajan en ámbitos rurales, donde la situación en general es más preocupante y donde se encuentran más a menudo casos de explotación laboral. Una situación que hace más urgente la aplicación de políticas públicas para prevenir y erradicar un problema que, como se ve en este informe, afecta a miles y miles de chicos y adolescentes en todo el país.

La inclusión educativa y el rezago: los efectos de trabajar

El trabajo en la niñez y adolescencia afecta la inclusión educativa, aumenta la probabilidad de rezago educativo y de ausentismo escolar. Tanto es así que entre los 5 y 17 años, período en que la escolarización es obligatoria, la no asistencia a la escuela alcanza a nivel nacional el 9,1 por ciento entre los niños y adolescentes trabajadores, mientras que entre los no trabajadores es de 3,9 por ciento.

Es decir, que la propensión a no asistir a la escuela es de más del doble entre los niños y adolescentes que trabajan. La situación más preocupante es en los adolescentes: entre ellos, la no asistencia a la escuela es del 14 por ciento entre los trabajadores, frente al 8,6 por ciento de sus pares que no trabajan, según cifras a nivel nacional.

Las desigualdades son mayores cuando se trata de rezago educativo, esto es la probabilidad de repetir de grado u año y transitar el ciclo educativo con mayor edad que la correspondiente al año en curso. Entre los niños/as de 5 a 14 años la probabilidad de rezago educativo se duplica entre los niños/as trabajadores respecto de sus pares que no trabajan, mientras que entre los adolescentes no llega a duplicarse pero pasa de 21% entre los adolescentes que no trabajan a 35% en los trabajadores.

Cómo se profundiza el problema en los sectores más pobres

Por otro lado, también la investigación asegura que un niño/a o adolescente entre los 5 y 17 años en el estrato muy bajo (25% inferior) registra 4,7 veces más “chance” de tener responsabilidades domésticas intensas que un par en el estrato medio alto (25% superior). Dicha brecha regresiva para la niñez en situación de pobreza es de 6,7 veces en el caso de los niños/as entre los 5 y 13 años y de 4,9 veces en el caso de los adolescentes entre los 14 y 17 años.

A nivel mundial, la situación sigue siendo gravísima: aún existen 218 millones de niños, niñas y adolescentes, de entre 5 y 17 años, que trabajan, de los cuales 190 millones realizan labores peligrosas. De ellos, 20 millones son latinoamericanos.

El trabajo doméstico en adolescentes bajó en los últimos años

Sin embargo, no todas las noticias son malas: la evolución de los últimos años muestra que, en términos generales, el trabajo infantil urbano bajó en el ámbito nacional hasta llegar al 17,6 por ciento de promedio actual. 

Adolescentes. las cifras de adolescentes de 14 a 17 años que realizan “trabajo doméstico intensivo” bajaron de 19,7 por ciento en 2007 a 16,6 por ciento en 2010. Y el “trabajo en actividad económica” descendió de 23,5 por ciento a 19,8 en el mismo período.

Niños. Entre los más pequeños (de 5 a 13 años), las cifras no son tan alentadoras. En el primer tipo de trabajo (doméstico), la cifra bajó (de 4,3 por ciento a 3,7) pero en el segundo tipo de trabajo (actividad económica) prácticamente se duplicó (de 3,4 por ciento a 6,7).

Según ley 26.390, está prohibido el trabajo de los menores de 16 “en todas sus formas, exista o no relación de empleo contractual y sea éste remunerado o no”.

En los grandes centros poblados, la situación más complicada

En, según lo publicado por el diario La Voz del Interior, el cordón conocido como Gran Córdoba tiene mucho por plantearse y mejorar: es el segundo peor lugar de Argentina para los chicos. Es que el 23,3 por ciento de los cordobeses de 5 a 17 años que vive allí, trabaja.

Mendoza, a su vez, en lo referido a trabajo relacionado con cuestiones económicas, supera a la media nacional, que es de 12,3%, de acuerdo a lo que publicó el diario Los Andes. De ese total, 8,1% son niños y niñas de 5 a 13 años mientras que 21,2% son adolescentes de 14 a 17 años. Todos ellos, hacen alguna actividad por su cuenta para ganar dinero o tiene un trabajo como empleado o aprendiz.

En Tucumán, la situación empeora. Dos de cada 10 niños y adolescentes (de entre cinco y 17 años) que residen en el Gran Tucumán-Tafí Viejo (el principal aglomerado urbano provincial), realizan un trabajo doméstico intensivo y/o desempeñan actividades económicas, según el informe del diario La Gaceta.

Además, el 10,9% de la niñez y adolescencia realiza tareas domésticas de modo intensivo: 7,7% en el grupo de edad de cinco a 13 años y 18.5% en los adolescentes entre 14 y 17 años.

El trabajo en cualquiera de sus formas (doméstico o en actividades económicas) alcanza al 24,6% en la niñez y adolescencia entre los cinco y 17 años (36,7 % entre los 14 y 17 años y 19,6 %, entre los cinco y 13 años) cualitativamente, el informe de la UCA demuestra que, el trabajo infantil está naturalizado en las zonas rurales (es una costumbre), y en la necesidad de las familias de dejar a cargo de las tareas domésticas a sus hijos para salir a trabajar.
 
En Santa Fe, la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) concluyó que en 2009, 5 de cada 100 niños de entre 10 y 17 años, residentes en los grandes aglomerados urbanos de la provincia declararon tener una ocupación, de acuerdo a lo publicado en el diario El Litoral.
Según la socióloga Virginia Trevignani, no aparecen los niños en sectores de la economía donde hay controles del Estado. “Ya no son contratados por un empleador, sino que la situación de niños trabajadores tiene más que ver hoy con la utilización de chicos en comercios propios de la familia o en trabajo familiar de los múltiples tipos. De esta manera, las situaciones de trabajo infantil se dan en sectores menos regulados y de carácter íntimo”, indicó la especialista

En La Rioja, en tanto, la única aproximación que existe en materia estadística se dio este año, con la detección de 13 adolescentes menores de 16 años, que se encontraban trabajando en las cosechas. Según el diario La Nueva Rioja, las infracciones se cometieron en fincas de Chilecito y Arauco, donde las empresas fueron multadas. Así lo afirmó la encargada de la Secretaría de Trabajo de la Provincia, Liliana Espinoza. De acuerdo a lo informado por la funcionaria, los chicos de entre 16 a 18 años, para trabajar en la época de cosechas en la Provincia, deben presentar un aval que se tramita en esa oficina. Sin embargo, en estos 13 casos no se encontró esta documentación, por lo cual, las empresas fueron debidamente sancionadas. La COPRETI logró durante 2010 que 300 chicos que estaban trabajando en la calle pudieran volver a sus hogares "y reinsertarlos en el lugar donde deberían estar, en las escuelas", explicó Espinoza.
 
En la ciudad de Buenos Aires, en tanto, el Programa Contra toda Forma de Explotación del Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes detectó 340 chicos trabajando en las calles de porteñas en 2010. La coordinadora del Área de Trabajo Infantil del Gobierno de la Ciudad indicó que esta es la modalidad más frecuente y en los casos en que los chicos trabajan a puertas cerradas es más difícil de detectar y no tienen estadísticas al respecto. En esta jurisdicción existe la línea telefónica 102 que está destinada a recibir consultas o denuncias de y sobre los chicos. Funciona las 24hs y depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En Salta no hay estimaciones confiables sobre cuántos chicos podrían estar ocupados, pero nadie desconoce el problema. “Es muy difícil tener un relevamiento sobre el trabajo infantil. El niño empleado en un campo o una empresa siempre está oculto. La única forma de detectarlo es por denuncias o de manera fortuita durante una inspección”, señaló el secretario de Trabajo de la Provincia, Eduardo Costello al diario El Tribuno.

En Catamarca, según publicó el diario El Ancasti, en lo que va de 2011, la Comisión Provincial de Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI) detectó 25 casos de niños en esta situación, fundamentalmente como vendedores ambulantes y limpiavidrios, pero también a dos nenas que realizaban trabajos domésticos. En 2008, la cifra era de apenas 10. Sin embargo, no son números definitivos, dado que se presume que hay más niños trabajando. Desde el organismo sostienen que de nada sirve tener muchos números y nombre de niños si no se les puede hacer un abordaje.

En Río Negro, en el Alto Valle, las formas de trabajo infantil no están tan implicadas con la economía formal. Es en la actividad agrícola donde se detectan los mayores niveles de mano de obra infantil, relacionados a tareas de cosecha donde participa todo el grupo familiar, según se informó desde la Dirección Regional Austral del Ministerio de Trabajo de la Nación, que detectó unos 64 casos durante los últimos tres años. Este número se correspondió con el trabajo agrícola y, en menos medida, con el rubro comercial. Roca fue una de las ciudades donde se detectaron más casos, siendo un total de 21 los niños rescatados de esta situación en el último operativo verano, de acuerdo al informe del diario Río Negro.

En Santa Cruz no existen registros de casos de trabajo infantil, con una alta tasa de escolarización, sólo en el ámbito rural y bajo normas acotadas se pueden dar registros de chicos menores de edad trabajando, ya que una ley permite a partir de los 16 años realizar dicha tarea, aunque son escasísimos esos casos.
“Nuestra tarea es preventiva” dijo Miguel Ángel Díaz a La Opinión Austral, responsable de la Secretaría de Trabajo ante la COPRETI, en ese sentido, ante la ausencia, afortunada, de problemáticas de trabajo infantil.
De hecho en un mapa del trabajo rural realizado a nivel nacional Chubut, Santa Cruz, Neuquén y Tierra del Fuego fueron las únicas provincias que declararon no tener esta modalidad de trabajo infantil en sus territorios, informa La Opinión Asutral.

Actividades en las provincias

Este domingo se realizaron actividades en muchas ciudades para recordar un día de lucha contra este flagelo que resta oportunidades a niños y niñas.

Entre Ríos. A propósito del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la Comisión Provincial de Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti), junto a organizaciones no gubernamentales de Paraná, ha organizado funciones de cine para niños. Este viernes más de 250 chicos paranaenses disfrutaron de una función de cine como una de las actividades que la busca ofrecer a los niños para que tengan la posibilidad de integrarse y disfrutar de una propuesta que reivindica la niñez. Y, más allá de esta actividad puntual, la Copreti busca “sensibilizar y concienciar a la sociedad en general sobre esta problemática”, manifestó el secretario de Trabajo, Aníbal Brugna. “Los niños deben jugar y estudiar para luego tener un trabajo digno y la conmemoración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil es para la reflexión y concientización de toda la comunidad”, insistió.
Fuente El Diario

Misiones. Alumnos del cuarto al séptimo grado de las escuelas número 9, 379 y 67 del Paraje Bella Vista de San Vicente participaron el jueves de una jornada inolvidable de actividades recreativas, clases de baile, teatro, dibujo y peloteros para los más pequeños.
Fuente: El Territorio

Santiago del Estero. Alumnos del tercer año del Profesorado de la Escuela Normal Dr. José Benjamín Gorostiaga realizaron ayer una campaña para generar conciencia sobre el rechazo del trabajo infantil. Para ello, reunió a decenas de chicos frente a la estación de trenes, donde desarrollaron actividades que forman parte del programa de estudio de una de sus asignaturas. 
Fuente: El Liberal

Publicado en Capítulo Infancia

Redacción: Equipo Capítulo Infancia
Edición: Adrián Arden @adrianarden

PATERNIDAD RESPONSABLE

LOS ADULTOS SOMOS RESPONSABLES POR NIÑAS Y NIÑOS.

PADRES Y MADRES SON RESPONSABLES DE LOS ACTOS COMETIDOS POR SUS HIJOS E HIJAS Y COMPARTIMOS LA PROPUESTA ACERCA DE LA SANCIÓN A SUS PROGENITORES.

Sin embargo, es dable ir más allá de esta propuesta y llegar a tiempo desde el Estado, que somos todos nosotros, al momento de gestación de ese niño o niña. Garantizando todos sus derechos, fortaleciendo su familia aun cuando sea necesario apartarlo temporalmente de ellos hasta que puedan reconstruirse sanos lazos que le permitan crecer protegido y respetado, en síntesis, amado y digno.

 

PROYECTO DE LEY DE RESPONSABILIZACIÓN PATERNA

La Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley de Luis Petri (UCR), por el cual se establecen sanciones para los padres de los chicos que cometan faltas o delitos. Según el proyecto aprobado por la Cámara baja, quienes "no cumplan con las obligaciones de la patria potestad" recibirán castigo.
El texto incorporado a la Ley 3365, indica que "el que omitiere el cumplimiento de los deberes de asistencia inherentes a la patria potestad poniendo en peligro y/o lesionando la salud moral o intelectual del hijo menor o de terceros a partir de la conducta desarrollada por el menor, será castigado con multa de hasta $ 10.000, arresto de hasta tres meses o trabajos".
"Mucho se ha discutido respecto de la baja de imputabilidad de menores", dice Petri en los fundamentos. Agrega: "Es necesario avanzar en normas de paternidad responsable que impongan sanciones a los padres que se desentienden de la vida de sus hijos, colocándolos en una situación de desamparo y, muchas veces, al margen de la ley". Finalmente, sostiene que "si no los controlan o vigilan por amor paterno o materno, que lo hagan por el temor a la sanción.
(Los Andes – Mendoza, 12/5)

UN MUNDIAL PARA 72 MILLONES DE NIÑOS

Mundial
14/06/10
  - Por Silvana Melo

(APe).- Se me ocurre un mundial en serio. Mundial mundial, con patas sucias globales empujando con tres dedos una pelota de lo que sea. Trapo, plástico rajado o bolsita con paloma adentro. Que vuele hasta donde uno quiera o sueñe o alcancen los ojos y el alma.

Sueño con un mundial planetario donde 72 millones de jugadores niños que son pobres, que no van a la escuela, que están apretados contra las fronteras del mundo, armen potreros en todos los rincones de la tierra. En las madrigueras de los traficantes, en los trenes de los proxenetas, en los albañales de los tratantes de personas, en los sótanos de los mercaderes de las armas, en los rascacielos de los dueños de todo, en las billeteras de los señores y señoras de la caridad, en los monocultivos de los terratenientes. 72 millones de pibes africanos, asiáticos, americanos y solos, panzones en su delgadez amarilla, nidos de moscas en su tropicalidad sin agua, enfermos en las calles de la salud para pocos, haciendo corazón de las tripas para comer galletas de barro porque no hay ni lentejas en Haití. Todos pateando la pelota de diarios viejos con noticias de sangre hechos bollo y cabeceada con la ayuda del piojerío saltarín y endémico.

Se me hace que debe ser posible un mundial con 25 pibes que no se mueran diariamente por el hambre en la Argentina y que son una lista de 23 más dos y que le ganen a cualquiera. Una lista de 23 más dos donde la rabona sea posible con huesitos que no se fracturen por falta de calcio. Donde los gemelos no se desgarren porque la teta materna no tenía nutrientes. Donde el diez no se doble de dolor porque el agua está contaminada o no está y la panza se retuerce por la escherichia coli y los bichos asociados porque la comida si estuvo no fue a la heladera, artículo suntuoso si los hay.

Un mundial sin LCD ni piernas que valen millones ni jugadores potentados llegados de países paupérrimos ni negocios espurios alrededor del más bello juego ni elegidos por privilegio celestial para estar en la cima tan alto sin ver a los condenados masivos por un anatema también celestial.

Imagino potreros sagrados en el Chaco toba y despreciado, en la Formosa cúspide de la pobreza argentina, sueño con pibes de gorrita y faso que se sacudan la penitencia pre-uterina y la punición pre-delictual y echen a volar la paloma del pecho y salgan a hacer milagros por Fiorito. Sin gigantografías que tapen la tragedia ni merchandising de la FIFA ni bongoes de mentira de la Coca Cola. Quiero una banda de pibes morenos y de los márgenes que aparezcan desde abajo de las tierras y le roben a pelota a Cristiano Ronaldo y a Messi y a Rooney y les pinten la cara a los dueños del mundo con un gol de chilena a las puertas del cielo.

Esos serán los héroes de los tiempos que se devoren a los monstruos ruines de la injusticia. Esos, los que se traigan de los subsuelos del mundo la copa dorada de pan crujiente. Que se multiplicará como en la cesta de los tiempos, para que no falte nunca más. Ni el pan de la copa dorada. Ni la ternura del trapo redondo que los tres dedos sucios y descalzos clavan maravillosamente en el ángulo izquierdo del mundo.

Una ley con poca incidencia

 

Especialistas y ONG reclaman la implementación de la norma 26061 de protección de los derechos del niño

Sábado 15 de mayo de 2010

Los vemos todos los días: chicos pidiendo en las esquinas o el subte, chicos con ojos desorbitados de tanto Poxirrán o paco, chicos que salen a robar y no conocen otro lenguaje que el de la violencia. También están los que viven en institutos u hogares a la espera de una familia, los que no reciben los tratamientos médicos que necesitan o los que son víctimas de abuso.

A este contexto se suma que 5 millones de menores de 18 años viven en situaciones de pobreza económica en nuestro país, según un informe del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina.

Todas estas realidades son las que buscó reparar la ley 26061 de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, sancionada en 2005, sin demasiado éxito. Con ella se acordó garantizar el ejercicio y disfrute pleno de todos los derechos que tienen los niños que habitan el país, así como ratificar la aplicación obligatoria de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989.

A 5 años de que se sancionó la ley 26061, LA NACION quiso saber en qué situación se encuentra la aplicación de la legislación a nivel nacional. Por eso consultó a abogados especialistas, representantes del Estado y ONG que trabajan para garantizar el funcionamiento de la norma vigente.

"Lo principal de esta ley es reconocer como trascendental el mejor interés del niño, teniéndolo como sujeto de derecho y en ese sentido, como titular con el mismo alcance que los derechos personalísimos -derecho a la vida, a la intimidad, a la identidad, a la salud, a la libertad- reconocidos previamente en la Convención sobre los Derechos del niño en 1989", explicaron las doctoras María Clara Bouchoux, miembro de la Comisión Pro Bono del Colegio de Abogados de la ciudad de Buenos Aires, y María Victoria Tarzian, coordinadora Pro Bono del Estudio Bullo-Tassi-Estebenet-Lipera-Torassa Abogados, que junto a integrantes de la Comisión y el Estudio Marval O´Farrell realizaron, el 19 de marzo, el Seminario sobre protección integral de la niñez a la luz de la ley nacional 26061 y de ley local 114 .

Lo positivo

Algunos de los artículos que encierra la ley 26061 se pusieron en marcha durante estos 5 años. Tal fue el caso del artículo 43, donde se establece la creación de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, entidad que actúa en todo el territorio nacional y tiene la responsabilidad de gestionar políticas y acciones para todos los niños, así como garantizar el acceso al ejercicio de sus derechos.

También se conformó el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, que representa a todas las provincias y la ciudad de Buenos Aires, "donde por primera acordaron que el financiamiento federal fuese exclusivamente para iniciativas que respondieran a la ley 26061, a la Convención, dejando atrás la concepción del patronato del Estado como de las políticas de infancia", destacó la presidenta de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, Paola Vessvessian, que recalcó: "La inversión en la Argentina para la niñez pasó de 7048 millones en 2003 a 27.912 millones de pesos en 2009".

Para el grupo de abogados Pro Bono lo que se está tratando de lograr con la ley es evitar la judicialización de aquellas causas que deben ser resueltas por políticas dinámicas y eficientes del Estado. "La gran modificación ha sido el no tener que esperar una orden judicial para que el niño tenga un entorno familiar adecuado. No obstante, en algunas ocasiones, la influencia judicial es necesaria", comentó Bouchoux.

Por su parte, desde Familias de Esperanza -asociación que brindar servicio de familias de tránsito- afirman que de por sí la ley es buena, pero su aplicación no. "Falta capacitar a la gente que trabaja en las defensorías zonales, y vemos que no se brinda el acompañamiento real que la familia necesita. Tenemos casos en los que los chicos vuelven con su familia, al poco tiempo solicitan un nuevo ingreso y retornan más dañados que la primera vez que llegaron acá", afirma Victoria Acosta, cofundadora de la asociación.

Mabel Benegas, asistente social y representante de la Fundación Conin -organización que lucha contra la desnutrición infantil en nuestro país desde la provincia de Mendoza- asevera: "Estamos corriendo el grave riesgo de que el Ejecutivo declame derechos, pero no esté dispuesto a realizar una seria inversión en beneficio de todos los niños y adolescentes mendocinos".

Más que demoras

Desde la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia afirman que no hay retrocesos desde la implementación de la ley, pero sí demoras en algunas cuestiones. "Se avanzó en la adecuación normativa provincial, pero aún hay provincias que no tienen una legislación interna acorde con la ley nacional, así como no hay en todos los municipios una oficina adonde recurrir ante la vulneración de algún derecho o que planifique políticas locales para los niños y jóvenes del lugar", aseguró Vessvessian.

Otro retraso importante es la designación del defensor de los derechos de los niños -figura creada en el artículo 47-, que debía haber sido ratificado dentro de los noventa días de sancionada la ley, cosa que no sucedió. Con respecto a esto, desde la secretaría sólo informaron que la designación está en manos del Congreso de la Nación y no depende de ellos.

Con una mirada crítica, Lucas Aón, juez de familia, dice: "No se nombra a nadie en ese cargo porque no conviene designar a alguien que controle".

Sin comunicación

Si bien el artículo 6 de la ley establece que "la comunidad por motivos de solidaridad y en ejercicio de la democracia participativa debe y tiene derecho a ser parte en el logro de la vigencia plena y efectiva de los derechos y garantía de los niños", la falta de difusión y conocimiento de la existencia de la ley por parte de la sociedad invitada a formar parte de ella dificulta su aplicación.

"La comunidad, con justa razón, se indigna al ver a los niños abandonados o en situación de calle, o no entiende el motivo por el cual existen personas que quieren adoptar y no pueden hacerlo viendo cotidianamente chicos en situación de riesgo -comentó Tarzian, desde la Comisión Pro Bono-. Una adecuada difusión de las políticas por implementarse en cada caso llevaría a la población a saber distinguir los distintos casos de vulneración de derechos que sufren los niños y a actuar en consecuencia", dijo.

El doctor Norberto Liwski -presidente de Defensa de Niños Internacional, Sección Argentina- concuerda en que la difusión de la ley no ha logrado penetrar suficientemente en las prácticas institucionales, como los sistemas de educación, salud y programas sociales, o bien en el ámbito judicial.

Sin embargo, Liwski afirmó que el debate social y legislativo que requirió casi una década hasta plasmarse en un amplio consenso puso en evidencia que la implementación de la ley requerirá de "un trabajoso, complejo y prolongado proceso de transformaciones institucionales de sus prácticas e innovadoras metodologías con la inclusión de nuevos parámetros sobre los cuales definir y evaluar las políticas públicas".

Mucho más crítico, Aón sostuvo: "Me parece que nuestro país es muy hipócrita con respecto a esta ley porque se hizo un marco legal que establecía un paradigma interesante en relación con los derechos del niño, pero en la realidad no se llegó en absoluto al objetivo deseado", aseveró el juez de familia y sintetizó: "Se hizo la ley, pero no se cumplió con la ley".

Liwski recalcó que la agenda del siglo XXI tiene por delante el "inexcusable desafío del Estado de superar los obstáculos extendidos para la aplicación de la ley 26061 en sus distintas jurisdicciones, así como profundizar en todos los planos, la construcción cultural de un nuevo contrato social, que reconozca a la niñez y adolescencia como sujetos activos de derechos y protagonistas del desarrollo en una sociedad democrática", concluyó.

Por Carla Melicci
Para LA NACION

Avances

1 Reconocimiento de los niños como sujeto de derecho

2 Ratificación de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989

3 Se generó avances en el pensamiento sobre la concepción de políticas públicas en materia de niñez

4 Se ha propuesto la desjudicialización de los procesos con niños

5 La Asignación Universal por Hijo

6 Se conformaron la Secretaría General de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf) (Cap. I, Art. 43) y el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia (Cap II, Art. 45)

7 Reconocimiento de las ONG como actores activos para garantizar los derechos de los niños a través del desarrollo de programas, servicios de promoción, tratamiento, protección y defensa de los derechos del niño (Art. 66)

Pendientes

1 Designación de la figura del defensor de los derechos de la niña, niño y adolescente. Tenía que haber sido elegido por el Congreso de la Nación dentro de los 90 días de sancionada la ley

2 Conformación de programas específicos y concretos que permitan afirmar con certeza la viabilidad y operatividad de las políticas públicas en todo el país pensadas en materia de niñez

3 Implementación de un sistema eficiente de fortalecimiento del núcleo familiar que rodea al niño

4 Si bien se ha propuesto la desjudicialización de los procesos con niños, las cuestiones se tienen que judicializar para exigir al Poder Ejecutivo que cumpla con sus obligaciones de amparo de los niños

5 Falta de comunicación a la sociedad en general sobre la existencia de la ley

6 No se conformó el Registro Nacional de Organizaciones de la Sociedad Civil con personería Jurídica (Art. 68) en el ámbito de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia

7 Capacitación del personal que trabaja en las defensorías zonales

8 Profundizar en todos los planos la construcción cultural del nuevo contrato social para la niñez y adolescencia

9 Falta de recursos por parte del Estado para afrontar la gran demanda existente

10 Falta que algunas provincias y municipios tengan una legislación interna acorde con la ley nacional

Contactos

 

Publicada por LA NACIÓN

 

La sentencia que hizo justicia por Ana María

Women’s Link Worldwide premia a los mejores fallos sobre género y cuestiona a los peores. El público distinguió el procesamiento a los médicos santafesinos que se negaron a practicar un aborto no punible a Ana María Acevedo, una joven con cáncer que luego murió.

Por Mariana Carbajal

Un fallo santafesino que procesó penalmente a los médicos que se negaron a realizar un aborto no punible a Ana María Acevedo, una joven enferma de cáncer, recibió el premio “mallete” del público a la mejor decisión judicial del mundo relacionada con la equidad de género, en un concurso convocado por Women’s Link Worldwide, una organización internacional de defensa de los derechos humanos de las mujeres, que tiene sede en Bogotá y Madrid. “Esperamos que este reconocimiento internacional visibilice el drama de tantas mujeres, fundamentalmente pobres, que mueren por inacción de los sistemas de salud estatales, y deseamos que sensibilice tanto a profesionales de la salud como a miembros del Poder Judicial y Legislativo acerca de la necesidad de políticas públicas que garanticen la equidad de género”, destacó la Multisectorial de Mujeres de Santa Fe, cuyas abogadas llevan adelante el caso en la Justicia. La semana próxima se cumplen tres años de la muerte de Acevedo.

La resolución premiada fue firmada por el juez de Santa Fe Eduardo Pocoví, que estaba a cargo de la investigación sobre la muerte la muchacha, que tenía 19 años cuando le diagnosticaron un cáncer de mandíbula y poco después quedó embarazada. Acevedo vivía en la localidad santafesina de Vera, tenía tres hijos y era muy pobre. Y aunque estaba en peligro su vida, en el Hospital Iturraspe, dependiente del gobierno de la provincia de Santa Fe, se rehusaron a practicarle una interrupción de la gestación, que ella reclamó. Y también se negaron a iniciarle el tratamiento que requería su cuadro, para preservar la vida del feto.

El fallo fue postulado en el concurso “Género y Justicia al Descubierto” de WLW. Se encontraban nominadas sentencias de Brasil, India, Sierra Leona, Malasia, Inglaterra, España, Colombia, México, Pakistán, Nigeria, Irlanda, República Checa, Perú y Zambia y de cortes internacionales.

“Hay que destacar que difundimos nuestra postulación y pedimos el apoyo de todo el movimiento de mujeres y tenemos que decir que la respuesta fue unánime y contundente, porque el fallo santafesino recibió un amplísimo apoyo. Esto lo hemos hablado con las mismas compañeras colombianas de WLW que han logrado la despenalización (parcial) del aborto litigando en abstracto –a través de la declaración de inconstitucionalidad de la Corte Constitucional– y ahora deben trabajar con las mujeres para que conozcan sus derechos. Nosotras tenemos el proceso inverso, un gran movimiento militante que empuja y nos falta la ley”, evaluó Lucila Puyol, una de las abogadas de la familia de Acevedo, y a la vez integrante de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La otra letrada es Paula Condrac. Ambas forman parte de la Multisectorial de Mujeres de Santa Fe.

El concurso busca resaltar y dar un reconocimiento a las resoluciones judiciales que combaten la discriminación y a poner en la mira las más sexistas y retrógradas. Se incluyen aquellas relacionados con derechos sexuales y reproductivos y violencia de género. Las distinciones “mallete” y “garrote” se entregan anualmente cada 10 de mayo, fecha en que Colombia logró la liberalización de la legislación sobre aborto, cuatro años atrás, a partir de un litigio estratégico promovido por WLW. Un jurado de reconocidos expertos en la temática eligió entre 32 resoluciones judiciales de los cinco continentes (ver aparte). Además, se entregó el premio “garrote” y “mallete” a las más votadas por el público en cada categoría. Este último obtuvo la sentencia santafesina, con un altísimo apoyo, según informó WLW en un comunicado de prensa.

El caso de Acevedo es emblemático porque es la primera vez en el país que se procesan a médicos por los delitos de lesiones culposas e incumplimiento de los deberes de funcionario públicos por negarse a realizar un aborto no punible. “El procesamiento de los médicos sienta el precedente de que no practicar un aborto legal puede constituir un delito”, destacó Puyol a Página/12. En total son seis, del Iturraspe y del Samco, de la localidad de Vera.

A Acevedo la obligaron a seguir adelante con el embarazo y al mismo tiempo los médicos no le aplicaron el tratamiento de quimioterapia que su cáncer indicaba, para no afectar al feto. El 26 de abril de 2007, cuando llevaba 22 semanas de gestación, en el Iturraspe decidieron adelantar el parto y realizarle una cesárea. Por entonces, el estado de salud de Acevedo era dramático: su muerte se vislumbraba inminente. Su beba falleció a las 24 horas. Acevedo, menos de dos semanas después, el 17 de mayo de 2007.

Los procesamientos a los médicos fueron dictados en 2008. La causa judicial ya no está en manos del juez Pocoví. Debió apartarse por un planteo de la defensa y quedó a cargo de José Luis Giavedoni, titular del Juzgado Correccional Nº 6. Según informaron fuentes judiciales, el magistrado está esperando las respuestas de algunas reparticiones oficiales, medidas solicitadas por la fiscal No 1 Liliana Lauxman, para cerrar la instrucción y elevar el expediente a juicio.

 

GUANTANAMITO


var active = 7099;

Un infierno llamado Guantanamito

La relación entre España y Mauritania es estrecha. Ambos países son aliados en la lucha contra la rama de Al Qaeda que opera en esta nación africana. Pero la principal colaboración del cuestionado gobierno de Mauritania y el español pasa por un centro de detención que ya provocó la condena de grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional. En este infierno conocido como Guantanamito, cientos de hombres esperan hacinados a que se resuelva su situación legal. ¿Una barrera contra la inmigración ilegal hacia Europa o una nueva violación masiva de los derechos básicos de la población africana?

Publicado en el Observador Global

EE UU: El principal CONSUMIDOR DE TRATA Y DROGAS

Demi Moore denuncia el tráfico sexual infantil

Demi Moore ha pedido al Congreso que tome medidas urgentes para acabar con el tráfico sexual de niños en Estados Unidos. La actriz señaló que los estadounidenses saben que el problema existe en otros países como Camboya y la India, "sin embargo, no se pueden imaginar que esté ocurriendo aquí mismo, en EE UU".

La actriz denunció que hay niñas estadounidenses que son compradas o vendidas en EE UU por gente que en muy raras ocasiones es procesada por ese delito. "Es menos peligroso vender una niña que vender drogas", aseguró. Junto a su marido, Ashton Kutcher, Demi Moore creó en enero de este año la Demi and Ashton Foundation, una fundación sin fines de lucro que busca proteger a los niños de la esclavitud alrededor del mundo.

Publicado en "El País"

DESDE QUE USAN PAÑALES, NIÑOS Y NIÑAS, OPORTUNIDADES IGUALES!!!!