Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

El acceso a la educación no sólo se ejerce con inscripción, pizarrón y tiza

Por Laura Piñero, especial para la Red de Diarios en Periodismo Social

Según un informe reciente  de Human Rights Watch falla  en la retención escolar casi la mitad de los países del mundo; a esta realidad se le suma que, en muchas ocasiones, los trayectos escolares de jóvenes en situación de pobreza se transforman en historias de fracasos  conducentes a la exclusión temprana. El círculo se cierra con adolescentes que, carentes de formación habilitante para el trabajo, se insertan tempranamente a un mercado laboral  precarizado, en el sector informal y, en algunos casos, en condición de explotación.

El acceso a la educación impactaría en beneficios sociales y económicos para los países pero significaría tocar estructuras sustentables de las que sólo disfrutan minorías.


La escuela se esta volviendo inaccesible: Con mucha frecuencia los debates teóricos recorren una serie de factores asociados tales como falta de medios económicos,  evitación por parte de los potenciales alumnos de las normativas escolares y una inequidad social que incluye a pocos, dejando afuera a muchos niños, niñas y jóvenes.

 La experiencia educativa además nos hace pensar que el aburrimiento de los alumnos se emparenta más con una falta de significación otorgado al aprendizaje  mas profundo que con cuestiones pedagógicas o de infraestructura

En este contexto, las organizaciones sociales implementan programas de inclusión orientado a jóvenes. Se trata de procesos de ciudadanización que proponen un recorrido para la construcción de la noción de sujeto, como condición previa a cualquier oportunidad educativa. El tema de la inclusión de jóvenes obliga a desandar el camino histórico que parte de la escuela y de la fábrica como modelos reguladores de la sociedad y que termina en la actualidad con estrategias de adaptación  individuales fuera de toda  regulación colectiva.

El éxito en los trayectos formativos flexibles hace posible elaborar una presentación del “sí mismo ante los demás” en un proceso de segregación  y de ruptura del sentido  vital.

Creemos, desde la FOC que a partir de la experiencia del programa de inclusión  socio-educativa Desafío hemos podido transitar  de lo singular de una experiencia a un modelo transferible.
Con esfuerzo y creatividad, en cooperación con actores de la sociedad civil, el estado y el empresariado, las organizaciones estamos haciendo posible que muchos jóvenes no solo se inscriban en las propuestas sino que permanezcan, terminen la escuela, se capaciten en oficios y accedan al primer empleo.

 (*) Laura Piñero, es psicóloga e investigadora en temas de juventud, inclusión y empleo. Es master en estudios culturales, de la University of Mc Gill, Montreal, Canadá. Coordina el proyecto editorial Jóvenes de la Fundación de Organización Comunitaria.

0 comentarios