Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Condenan a 12 años de cárcel a un padre que violó a sus hijas

El acusado seguirá libre hasta que la resolución quede firme

La Justicia condenó a 12 años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de sus dos hijas cuando eran menores. Sin embargo, a pesar de la dureza de la pena y de los delitos por los que fue sometido a juicio oral, el tribunal dispuso que el acusado siguiera en libertad hasta que la condena quedara firme.

Según informaron fuentes judiciales, la condena fue dictada por el Tribunal Oral Criminal 19, que consideró al acusado supuesto responsable de abuso sexual gravemente ultrajante calificado y amenazas en contra de sus hijas, una de las cuales quedó embarazada.

Debido a que la resolución no quedó firme, ya que puede ser apelada ante la Cámara de Casación, el condenado seguirá en libertad a pesar de la elevada pena.

La investigación que terminó con la condena contra el padre abusador comenzó a partir de las denuncias de las hijas del imputado. Al fundar la pena, los jueces del tribunal, integrado por los magistrados Alberto Ravazzoli, Liliana Barrionuevo y Hernán Fierro, entendieron que el acusado cometió delitos más graves que aquellos por los que fue acusado por el juez de instrucción.

Recuerdos desordenados

La pena coincidió con la condena que había solicitado el fiscal Eduardo Carlos Marina. En el juicio fueron determinantes las apreciaciones de los peritos psiquiátricos, quienes ratificaron que las hermanas no mintieron cuando relataron los abusos a los que fueron sometidas por su padre durante varios años. Además, los peritos destacaron que la forma desordenada en que recordaban los hechos revelaba su veracidad.

Durante el debate, el acusado se negó a declarar, tal como ocurrió durante la investigación realizada por el magistrado Luis Rodríguez, a cargo del Juzgado de Instrucción N° 11, quien lo procesó sin prisión preventiva.

Las hijas denunciaron haber sido abusadas por el acusado cuando tenían 12 y 14 años, respectivamente, siempre mediante amenazas de muerte, castigos y represalias contra otros hermanos de las víctimas y la madre.

En 2005, una de las jóvenes descubrió que estaba embarazada de su padre, ya que, aseguró, era el único con quien había mantenido relaciones sexuales. Pocos meses después, comenzó a tener hemorragias y perdió el bebe en gestación.

La menor recordó que eso ocurrió una madrugada. "Sentí que perdía mucha sangre. Llamé a mi mamá, llamamos a un remise y fuimos al hospital Santojanni. Ahí me dijeron que lo había perdido", dijo la joven durante el juicio.

Ambas víctimas afirmaron que eran pequeñas por entonces y que, sin entender bien lo que sucedía, sentían "vergüenza y asco". A partir de haber realizado un curso de psicología en su escuela secundaria, una de las hijas del condenado pudo contar lo que le sucedía y optó por denunciar penalmente a su padre.

 

0 comentarios