Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Una víctima de la trata contó a la policía el calvario que vivió

Es una adolescente paraguaya. Había estado esclavizada en un prostíbulo de La Plata

Jueves 3 de julio de 2008

LA PLATA.- Una adolescente paraguaya de 16 años que escapó de un prostíbulo donde la mantenían privada de su libertad y la obligaban a ejercer la prostitución se presentó en una comisaría de esta ciudad para denunciar lo que le había ocurrido.

La chica, que anteayer relató sus penurias ante el jefe departamental de esta ciudad, Juan Carlos Ghillino, y luego fue enviada a un hogar municipal donde desde anoche se le brinda asistencia médica y psicológica, contó que el 3 de junio último salió de Paraguay en compañía de una mujer que le propuso un supuesto empleo como niñera para ella y para otras dos mujeres.

Fue engañada y terminó en una casa de citas de esta ciudad, donde, como informó LA NACION la semana última, la Policía Federal rescató a seis jóvenes que estaban cautivas y dejó al descubierto una red de trata de personas comandada por un subinspector exonerado de la policía de Misiones.

La adolescente, nacida en Ciudad del Este, contó en la sede policial que por medio de una compañera de la escuela, a quien también engañaron y esclavizaron, conoció a una mujer llamada Celeste, que le ofreció un trabajo. Para ello cruzó en canoa el río Paraná y luego tomó un ómnibus hasta Retiro y pasó la noche en la terminal.

Al día siguiente fue llevada hasta el prostíbulo El Harem, donde la encerraron en una habitación y la golpearon. Allí estuvo recluida ocho días y el único contacto diario lo mantenía con un hombre de nombre José, que no sólo la ofrecía a clientes del antro, sino que también la golpeaba porque se negaba a mantener relaciones sexuales.

Con la ayuda de otra chica, la menor logró huir por la ventana de una cocina, que la llevó a un balcón del que saltó hacia la calle. Desde entonces, se resguardó en distintos sitios hasta recalar en una pensión.

Según contó ayer, cuando se enteró de que la policía había rescatado a otras mujeres del mismo lugar donde ella había estado -entre ellas, su amiga de la escuela- y que habían sido devueltas a Paraguay, decidió presentarse en la comisaría de la mujer local.

Según se informó, en el hecho intervino el Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Menor de la municipalidad platense.

La investigación

La pesquisa comenzó cuando una de las víctimas consiguió que le prestaran un teléfono celular. Entonces, la chica, casi adolescente, llamó a su familia, que vive en Paraguay, y le contó la pesadilla que estaba viviendo.

Interpol Paraguay pidió a su par de la Argentina la intervención, y así el juez federal de La Plata, Manuel Blanco, firmó la orden de allanamiento del lugar donde fueron liberadas las seis víctimas. El procedimiento fue realizado por la División Trata de Personas de la Policía Federal.

Fuente: La Nación

0 comentarios