Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Humoristas gráficos unidos para denunciar la dura realidad de chicos de la calle

30 minutos

Buenos Aires, 27 nov (EFE).- Los más destacados humoristas gráficos de Argentina se reúnen en una exposición que busca representar con una mirada diferente una de las realidades más difíciles del país, la de los chicos cuyo único hogar es la calle.

Cuarenta obras, cuarenta puntos de vista sobre una misma problemática, la de "Los pibes de la calle", componen esta muestra, que abre hoy sus puertas en Buenos Aires, y en la que han participado Caloi, Crist, Daniel Paz, Jorh, Tute y Kappel, entre otros muchos humoristas gráficos.

La mayor parte de los dibujantes han optado por representar a los chicos en situaciones cotidianas, en las que cualquier persona que visite el país puede encontrarlos: pidiendo dinero, durmiendo en la calle, hurgando en la basura, trabajando de cartoneros o en pasos de peatones, tratando de conseguir una moneda mediante juegos malabares o cualquier tipo de entretenimiento rápido para los conductores.

"Basta caminar por cualquier ciudad del mundo y los pibes de la calle están. En los países del primer mundo, en todos lados. Son los invisibles", explicó a Efe el organizador de la muestra, Hugo Quintana, secretario general de la Asociación de Personal de Organismos de Control de la Nación (APOC).

"Por pudor, por dolor, no vemos a los chicos. Y es un mal que está cada día peor, porque cuando nos acostumbramos a verlos como parte del paisaje ya no sentimos ni dolor", señaló Quintana, quien dijo que el objetivo de la muestra es "que la gente vuelva a ver lo que hasta ahora era invisible".

El secretario general de la asociación consideró que "el arte, de alguna manera, fija realidades que no se pueden decir con palabras" e instó a la clase política "a que presenten proyectos conducentes a erradicar esto de la forma más rápida posible".

"Se puede, lo han hecho algunos países, sólo hay que tener decisión política y un poco de corazón", añadió.

En su opinión, la sociedad argentina tiene una mirada "entre dolorosa y apática, y ve la amenaza en los chicos de la calle y no la humanidad", lo que hace que se convierta en un país colmado de "robots, en gente sin corazón, en una sociedad bastante deleznable".

Para erradicar esta situación, los humoristas juegan en sus ilustraciones con frases punzantes como "¿Y si alguna vez tuvieras una infancia, a qué te gustaría jugar?", una pregunta que ponen en boca de un niño que duerme en la calle entre cartones.

Otra de las imágenes ilustra a un pequeño de clase media preguntando a su padre: "Mira, papi, esos chicos no se pusieron alcohol en gel", en alusión a dos niños de la calle que buscan comida entre las sobras de la basura en la puerta de un restaurante.

Para el popular Carlos Loiseau, más conocido como Caloi, que trabaja para el diario Clarín, lo que pretenden él y sus colegas es "mostrar, a través de una mirada digerible, una realidad absolutamente dura como es ésta de los chicos de la calle", explicó a Efe.

Su hijo y también humorista gráfico, Juan Matías Loiseau, Tute, dibujante del diario La Nación, cree que con el humor "se pueden decir muchas cosas y no ser ni solemne ni hiriente".

Bajo su punto de vista, el humor es la vía más indicada para concienciar a la sociedad porque "es popular, llega con mucha más facilidad a la gente que cualquier otra cosa, tiene mucho más impacto".

Junto a la exposición, se ha editado un catálogo homónimo en el que las ilustraciones acompañan extractos de la Declaración de los Derechos del Niño, que, como se puede observar con un sólo vistazo a las imágenes, no se cumplen.

Sólo en Buenos Aires, cerca de 11.000 personas viven en las calles, entre ellas 3.000 menores de 16 años, según datos de la organización humanitaria Médicos de Mundo revelados en junio pasado.

0 comentarios