Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Sobre los dichos de Abel Posse

Por Alberto Kornblihtt, Adrián Paenza *

No es cuestión simplemente de que el señor Posse se posicione en la vereda de enfrente del gobierno nacional. Lo importante es entender cuáles son los motivos por los que los sectores que él representa se oponen al Gobierno. A estos sectores, profundamente reaccionarios, lo que les molesta son políticas que consideramos positivas y al oponerse a ellas se oponen a conquistas sociales y ciudadanas logradas en los 25 años de nuestra joven democracia y que claramente trascienden al accionar de este gobierno. El señor Posse no tiene empacho en afirmar que la inseguridad no es consecuencia de la pobreza, de la falta de oportunidades de acceso a la educación o de la escasa inclusión social, sino de la falta de represión. En consecuencia pide más represión, más gatillo fácil y participación de las Fuerzas Armadas en dichas tareas. Nos urge a volver al orden de los cementerios propio de las dictaduras. Acusa a la Corte Suprema de Justicia de la Nación de ser un instrumento del caos y se lamenta de que ésta no adscriba a la teoría de los dos demonios. Es decir, Posse nos propone volver al pasado más negro de la Argentina y sugiere que lo que necesitamos es más dictadura y autoritarismo, porque lo que ya hemos tenido no fue suficiente para escarmentarnos. No hace falta decir mucho más para justificar por qué los que firmamos esta nota, docentes universitarios preocupados y ocupados por la educación, vemos con horror que este señor sea nombrado ministro de Educación del gobierno de la ciudad de Buenos Aires o, para el caso, de cualquier otro gobierno elegido democráticamente.

* También firman Omar Coso, Alejandro Delorenzi, Gabriela Hermitte, Edith Kordon, Fernando Marengo, Lidia Szczupak y Osvaldo Uchitel.

“¡Periodistas cobardes!”

Abel Posse perdió los estribos en una entrevista con el periodista Ernesto Tenembaum, en Radio Mitre. “¿Qué quiere que le diga? Es lo que opina todo el mundo”, se defendió Posse ante la primera crítica a su pensamiento.

–¿Que son guerrilleros...?

–Tenemos una situación anárquica como país y este gobierno ha abierto la puerta a que tengamos una criminalidad sin castigo, absolutamente desbordada, con una policía inhibida, con una falta de coraje en los políticos. No puede haber democracia si no garantiza el orden público. Estamos sin defensa nacional. Usted me acusa a mí de macartista por defender el orden público.

–No, señor.

–Usted cambia lo que yo dije. Esa nota es bien clara, es lo que siente todo el mundo.

–¿Sabe qué? Sáqueme del mundo.

–No quiero sacarlo del mundo.

–Entonces, me imagino que no debe ser todo el mundo...

–La gente de la Argentina está crispada, insegura. Las madres en las villas reclaman por favor que la policía frenada intervenga frente a gangsters zaparrastrosos de tercera, que están vendiendo el paco. ¿En qué mundo vive? Si es periodista, tiene que tener coraje.

“Este país se deshace por la permisividad de los ladrones, los corruptos y los periodistas cobardes”, le gritó, antes de cortarle.

“Anacrónico, fascista, intolerante”

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, aseguró que el jefe de la cartera designado en la ciudad Abel Posse tiene un pensamiento “anacrónico y situado en cierta derecha. No le será posible trabajar siendo el ministro de Educación de la ciudad y desconocer la realidad de los dieciséis gremios, muchos de ellos de mucha importancia y de mucho predicamento. Las primeras declaraciones son altisonantes. No me sorprenden, en términos de que vengo siguiendo ese pensamiento, pero también ese pensamiento creo que no se podrá poner todos los días sobre la mesa en la gestión de esta ciudad, tendrá que variar”. E indicó: “Es un pensamiento que está inscripto en una fraseología alta, enfática” y remarcó que conoce “mucha gente que ha descripto realidades mirando desde la tribuna y cuando le toca gestionar tiene que cambiar”.

La presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Adriana Puiggrós, opinó que el designado ministro “Abel Posse demuestra con sus declaraciones lo que será su política educativa: de derecha tendiendo a lo fascista”. Ex ministra de Educación en la provincia de Buenos Aires, Puiggrós se sumó a quienes criticaron la opinión de Posse publicada ayer por un matutino porteño. “Hablar de criminalidad e indisciplina de los jóvenes son concepciones peligrosas para la democracia y para la educación, pero principalmente para con nuestros niños/as y jóvenes, que son el fin de las políticas públicas, en este caso educativas”. Tampoco “puedo pensar en una educación y en acciones del Estado que tengan como eje la represión en ningún sentido, ni física ni intelectualmente”.

El ex ministro de Educación de la Nación y senador Daniel Filmus consideró que Mauricio Macri debe “rectificar” la designación de Posse, al advertir que su “trayectoria en defensa de la dictadura militar, sus declaraciones contra la vigencia de los derechos humanos y su intolerancia inicial hacia los docentes prenuncian que su gestión será conflictiva”. Para el ex ministro, Posse “no posee los valores de convivencia, tolerancia y pluralismo que es necesario transmitir en nuestras escuelas”.

 

Fuente: Página 12

0 comentarios