Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Netbooks para alumnos porteños

El jefe de gobierno y el ministro de Educación entregaron las primeras 815 computadoras para trabajar en el aula

Cynthia Palacios - LA NACION

"Siento felicidad y quiero disfrutar que ahora mis compañeros y yo tenemos una compu para cada uno y podemos estudiar tranquilos y mucho más rápido con la profe, con esta herramienta que es una oportunidad muy grande", escribió Maureen, de nueve años, para estrenar su flamante netbook.

Su frase apareció, como por arte de magia, en las pantallas de todos sus compañeros y en la del mismísimo ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, que estaba sentado en el último de los pupitres del aula. El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y Bullrich lanzaron ayer la prueba piloto del Plan Integral de Educación Digital en la Escuela Nº 18 del distrito 5, de Parque Patricios.

Esta primera etapa repartió computadoras Classmates a 815 alumnos y a 76 docentes de tres escuelas primarias comunes, dos de recuperación y la escuela hospitalaria que funciona en el Garrahan.

La idea es que el plan se extienda progresivamente a las 528 escuelas primarias de gestión estatal y social para que en diciembre de 2011 cerca de 170.000 alumnos y los 14.000 maestros tengan una computadora y acceso a Internet. El proyecto prevé que los chicos puedan llevar los equipos a sus casas, salvo en las escuelas donde los directivos prefieren que, por cuestiones de seguridad, permanezcan en la escuela. Cada computadora costó al gobierno porteño unos 400 dólares, además de gastos de mantenimiento y seguro. "Queremos reducir a la mitad ese valor, que es lo que pagó Uruguay, pero por 200.000 equipos", reconoció Bullrich a LA NACION.

El programa porteño representa una inversión de 200 millones de dólares y gran parte del dinero se invierte en capacitación, explicó a LA NACION la directora general de Planeamiento Educativo, Mercedes Miguel.

Conectados

Este plan se suma al que lanzó el gobierno nacional para estudiantes secundarios, que proyecta repartir computadoras a los 2,5 millones de alumnos que cursan el nivel medio en escuelas estatales. "Queremos que sean programas complementarios", señaló el ministro porteño.

Sentados en la primera fila del patio, Leonardo y Franco abrazaban las netbooks sin estrenar. Los dos están en primer grado y no tienen computadora en sus casas. Estas computadoras están especialmente diseñadas para chicos: tienen baterías de larga duración y alta resistencia a los golpes. Como se trata de un dispositivo educativo, padres y maestros pueden controlar los contenidos que los niños quieran descargar en su computadora y hasta administrar el tiempo que pueden estar conectados a Internet.

Los equipos son de marca Intel y tienen un disco rígido, llamado memoria de estado sólido, de 16 gigas de capacidad, con dos sistemas operativos, Linux y Windows. Las de los alumnos de quinto, sexto y séptimo grado tienen 160 gigas. Las netbooks pueden desactivarse remotamente, así son bloqueadas en caso de robo.

A diferencia de las experiencias en San Luis y en Uruguay, Bullrich explicó que el plan porteño permite la construcción conjunta de contenidos. "Buscamos que no se corra el eje del rol docente -aseguró Miguel-. Por eso la computadora de los maestros es una Class Manager, es decir, cambia el rol del docente pero no deja de ser el eje de la clase."

La tercera de las bases de este plan, según destacó Miguel, es la familia. Se organizaron charlas para que los padres aprendan qué hacer con las netbooks en casa y sepan cuidarlas.

"Sabemos que el éxito está en la capacitación y la motivación que reciban chicos y maestros", dijo Miguel. El alboroto que había en el patio de la escuela de Parque Patricios daba por descontado el fervor infantil.

0 comentarios