Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

La sentencia que hizo justicia por Ana María

Women’s Link Worldwide premia a los mejores fallos sobre género y cuestiona a los peores. El público distinguió el procesamiento a los médicos santafesinos que se negaron a practicar un aborto no punible a Ana María Acevedo, una joven con cáncer que luego murió.

Por Mariana Carbajal

Un fallo santafesino que procesó penalmente a los médicos que se negaron a realizar un aborto no punible a Ana María Acevedo, una joven enferma de cáncer, recibió el premio “mallete” del público a la mejor decisión judicial del mundo relacionada con la equidad de género, en un concurso convocado por Women’s Link Worldwide, una organización internacional de defensa de los derechos humanos de las mujeres, que tiene sede en Bogotá y Madrid. “Esperamos que este reconocimiento internacional visibilice el drama de tantas mujeres, fundamentalmente pobres, que mueren por inacción de los sistemas de salud estatales, y deseamos que sensibilice tanto a profesionales de la salud como a miembros del Poder Judicial y Legislativo acerca de la necesidad de políticas públicas que garanticen la equidad de género”, destacó la Multisectorial de Mujeres de Santa Fe, cuyas abogadas llevan adelante el caso en la Justicia. La semana próxima se cumplen tres años de la muerte de Acevedo.

La resolución premiada fue firmada por el juez de Santa Fe Eduardo Pocoví, que estaba a cargo de la investigación sobre la muerte la muchacha, que tenía 19 años cuando le diagnosticaron un cáncer de mandíbula y poco después quedó embarazada. Acevedo vivía en la localidad santafesina de Vera, tenía tres hijos y era muy pobre. Y aunque estaba en peligro su vida, en el Hospital Iturraspe, dependiente del gobierno de la provincia de Santa Fe, se rehusaron a practicarle una interrupción de la gestación, que ella reclamó. Y también se negaron a iniciarle el tratamiento que requería su cuadro, para preservar la vida del feto.

El fallo fue postulado en el concurso “Género y Justicia al Descubierto” de WLW. Se encontraban nominadas sentencias de Brasil, India, Sierra Leona, Malasia, Inglaterra, España, Colombia, México, Pakistán, Nigeria, Irlanda, República Checa, Perú y Zambia y de cortes internacionales.

“Hay que destacar que difundimos nuestra postulación y pedimos el apoyo de todo el movimiento de mujeres y tenemos que decir que la respuesta fue unánime y contundente, porque el fallo santafesino recibió un amplísimo apoyo. Esto lo hemos hablado con las mismas compañeras colombianas de WLW que han logrado la despenalización (parcial) del aborto litigando en abstracto –a través de la declaración de inconstitucionalidad de la Corte Constitucional– y ahora deben trabajar con las mujeres para que conozcan sus derechos. Nosotras tenemos el proceso inverso, un gran movimiento militante que empuja y nos falta la ley”, evaluó Lucila Puyol, una de las abogadas de la familia de Acevedo, y a la vez integrante de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La otra letrada es Paula Condrac. Ambas forman parte de la Multisectorial de Mujeres de Santa Fe.

El concurso busca resaltar y dar un reconocimiento a las resoluciones judiciales que combaten la discriminación y a poner en la mira las más sexistas y retrógradas. Se incluyen aquellas relacionados con derechos sexuales y reproductivos y violencia de género. Las distinciones “mallete” y “garrote” se entregan anualmente cada 10 de mayo, fecha en que Colombia logró la liberalización de la legislación sobre aborto, cuatro años atrás, a partir de un litigio estratégico promovido por WLW. Un jurado de reconocidos expertos en la temática eligió entre 32 resoluciones judiciales de los cinco continentes (ver aparte). Además, se entregó el premio “garrote” y “mallete” a las más votadas por el público en cada categoría. Este último obtuvo la sentencia santafesina, con un altísimo apoyo, según informó WLW en un comunicado de prensa.

El caso de Acevedo es emblemático porque es la primera vez en el país que se procesan a médicos por los delitos de lesiones culposas e incumplimiento de los deberes de funcionario públicos por negarse a realizar un aborto no punible. “El procesamiento de los médicos sienta el precedente de que no practicar un aborto legal puede constituir un delito”, destacó Puyol a Página/12. En total son seis, del Iturraspe y del Samco, de la localidad de Vera.

A Acevedo la obligaron a seguir adelante con el embarazo y al mismo tiempo los médicos no le aplicaron el tratamiento de quimioterapia que su cáncer indicaba, para no afectar al feto. El 26 de abril de 2007, cuando llevaba 22 semanas de gestación, en el Iturraspe decidieron adelantar el parto y realizarle una cesárea. Por entonces, el estado de salud de Acevedo era dramático: su muerte se vislumbraba inminente. Su beba falleció a las 24 horas. Acevedo, menos de dos semanas después, el 17 de mayo de 2007.

Los procesamientos a los médicos fueron dictados en 2008. La causa judicial ya no está en manos del juez Pocoví. Debió apartarse por un planteo de la defensa y quedó a cargo de José Luis Giavedoni, titular del Juzgado Correccional Nº 6. Según informaron fuentes judiciales, el magistrado está esperando las respuestas de algunas reparticiones oficiales, medidas solicitadas por la fiscal No 1 Liliana Lauxman, para cerrar la instrucción y elevar el expediente a juicio.

 

0 comentarios