Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Sobresei miento a Julio Grassi

Estamos retomando la compilación de información sobre la temática central de este blog, y casualmente, nos encontramos con que nos detuvimos y retomamos en el mismo caso.

Qué casualidad!

 

Sobreseimiento a Julio Grassi

El Calafate (Santa Cruz), 10 May. 11 (AICA)

El juez, doctor Carlos Narvarte, mediante un fallo fechado el 6 de mayo en El Calafate, provincia de Santa Cruz, absolvió al padre Julio Grassi en la causa que en su contra se había iniciado por presunto abuso sexual contra un menor de edad, en 2002.

 

Como se sabe el padre Grassi tiene otro proceso en la justicia bonaerense, donde el sacerdote tiene una pena de 15 años, aunque no en firme. Aludiendo a la morosidad de las causas judiciales, que “extiende la persecución judicial sine die”, el juez cita el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la Organización de las Naciones Unidas, que tiene jerarquía constitucional, donde dice que durante el proceso, toda persona acusada de un delito tiene derecho a ser juzgada sin dilaciones indebidas, ya que la extensión del sumario sin la producción de pruebas de cargo supérfluas, sin un pronunciamiento que declare de una vez y para siempre la situación del imputado frente a la ley, atenta contra la garantía de defensa en juicio como contra la seguridad jurídica de los ciudadanos.     

La resolución del juez Narvarte dice: “Transformar en sobreseimiento definitivo la falta de mérito declarada con fecha 28 de octubre de 2008 a favor de Julio César Grassi”, en orden al presunto delito de abuso sexual por el que fuera indagado de acuerdo con las normas del Código Penal.

Fuente: AICA

1 comentario

lula -

Y?????????' que paso, no veo ninguna publicacion reconociendo que se equivocaron y que ensuciaron gratuitamente a una persona.

Y que conste, son una atea recalcitrante, no hay nada que deteste mas que a la iglesia catolica.

Pero... cuando uno se equivoca es mejor reconocer el error que permanecer calldo y seguir atado en su necedad.