Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

FIERAS AL ACECHO, ASECHAN A NUESTROS NIÑOS - PARTE II

asechar: tr. Intentar engañar, poner asechanzas.

acecho:m. Vigilancia o espera cautelosa

 

Cacería de un pedófilo

LO HALLARON EN PALERMO, TRAS TENDERLE UNA TRAMPA POR INTERNET

Acorralaron a uno de los presuntos raptores de Marino P, el chico de Berazategui quien desde hace un año parece habérselo tragado la tierra cuando fue arrancado de su hogar en Berazategui. El pedófilo fue ubicado en la zona de Palermo, en la capital federal. Se trató se un seguimiento de muchos días donde al sujeto, un artista plástico, Francisco Javier Rodríguez, de 37 años se le tendió una trampa a través de un Chat donde comenzó la caceria del abusador.

Uno de los secuestradores de Marino Hernán Pierepiechay, de 14 años, quien desde hace un año parece habérselo tragado la tierra cuando fue arrancado de su hogar en Berazategui, fue ubicado en las últimas horas, en la zona de Palermo, en la capital federal. El hecho periodístico se consumó a través de una investigación que realizó Documentos América, el programa de televisión que conduce el periodista Facundo Pastor. Se trató se un seguimiento de muchos días donde al sujeto, un artista plástico, Francisco Javier Rodríguez Ocampo, de 37 años se le tendió una trampa a través de un Chat.
Allí, uno de los productores del programa de TV se hizo pasar por un menor de 14 años y logró conectarse con Rodríguez Ocampo, donde después de varios días de contacto por la Web, fijaron una cita en un local de comidas rápidas ubicado en la calle Coronel Díaz del barrio de Palermo. Y el pez, el presunto integrante de de la nada de pedófilos, mordió el anzuelo.
Allí se produjo un cinematográfico seguimiento que culminó cuando el individuo logró darse a la fuga, en medio de los abucheos de los indignados transeúntes que le gritaban ¡no huyas, violador!.Por momentos Rodríguez Ocampo, que ha cambiado su fisonomía, se vio acorralado por las preguntas del periodista que lo acusaba de pedófilo y que devuelva a Marino, el chico secuestrado hace más de un año.
CAYO EN LA TRAMPA
La detección del artista plástico, Francisco Rodríguez Ocampo comenzó cuando un periodista del canal de TV, después de varios rastreos a través de la Web, logró tomar contacto con el sujeto. Allí comenzó la cacería. El periodista se hizo pasar por un chico de 14 años, la presa apetecible. Después de varios días de chatear con el individuo, éste lo fue llevando al camino de una cita. No sin antes, vía Internet, preguntar datos personales, en torno a si se sentía contenido por su familia. Si estudiaba, como eran sus características físicas (pelo castaño y ojos verdes, con pecas).
Rodríguez Ocampo preguntaba si se sentía solo y tenía necesidad de ayuda espiritual, a lo que el interlocutor le respondía de manera afirmativa. Así, fueron transcurriendo los días, hasta que el artista plástico entró en su camino predilecto: el del sexo. En uno de sus contactos le preguntó al presunto menor, si tenía tatuajes.
La respuesta fue negativa, por lo que ¨el lobo¨, comenzó a mostrar los dientes.¨Hay chicos que se tatúan todo el cuerpo y hasta el pene. Yo te puedo mostrar fotos, pero tenemos que fijar una cita¨.
CAMINO AL ENCUENTRO
El periodista, siempre mostrando la apariencia de ser un menor, comentó que tenía que hablar con sus padres, porque el fin de semana estaba en penitencia y no lo dejaban salir. Así fue como pactaron encontrarse un día de semana a las l5, en una casa de comidas ubicada en la calle Coronel Díaz, en la zona de Palermo.
El supuesto menor dijo que iría vestido con una remera azul de Rever Pass y llevaría una mochila. Rodríguez Ocampo se describió como rubio, de pelo largo y llevaría puestos anteojos oscuros.
El equipo de América TV preparó sus cámaras y su equipo de colaboradores, para acorralar al presunto pedófilo.
UNA FIERA ACORRALADA
Rodríguez apareció a la hora señalada, portando una mochila y cubriendo sus ojos con anteojos oscuros. La supuesta víctima era un productor del programa que excedía la edad que había manifestado tener durante el chateo. Por lo que hubo titubeos, donde Rodríguez Ocampo se paseaba como una fiera acorralada por la vereda. En determinado momento, la supuesta víctima al verlo pasar delante suyo le grito: ¨yo soy fulano, vos sos mengano¨, a lo que Rodríguez Ocampo inmediatamente se acercó a hablar con él.
¿Pero vos no tenes 14 años?, preguntó.
Te mentí, por temor a que me rechaces…En esos momentos apareció el periodista Facundo Pastor con el camarógrafo.
¡Vos sos Rodríguez Ocampo, tenés una causa penal por pedofilia!. ¿Dónde está Marino, el chico que secuestraste hace un año?
Visiblemente nervioso, Rodríguez Ocampo empezó con evasivas, negando su identidad y comenzó a correr, con el afán de huir de la trampa periodística. Así fue como logró subir a un taxi, mientras el periodista Facundo Pastor le pedía al chofer que no lo llevara, que se trataba de un pedófilo, un sujeto buscado por la justicia.
TENAZ PERSECUSION
Rodríguez Ocampo bajó presurosamente del rodado y comenzó a correr por la calle, hasta lograr ascender a otro taxi y así sortear el asedio. Pero el periodista Facundo Pastor paró a un motoquero y con una pequeña cámara en mano logró que lo llevara. Allí comenzó una tenaz persecución, seguido del móvil de América. En determinado momento, el taxi que llevaba al presunto pedófilo, fue localizado en la zona del botánico, donde se le practicó una encerrona. Al artista plástico no le quedó otra que bajar el rodado y correr a pié unos metros. Facundo Pastor gritaba a viva voz frente a los azorados transeúntes. ¡Párenlo, es un pedófilo con antecedentes penales, secuestro un chico!.
En esos instantes la gente se aglomeró y puso contra las rejas del botánico al artista plástico, gritándole violador y degenerado. A todo esto, Facundo Pastor hizo que las cámaras lo enfocaran en primer plano, mientras le gritaba: ¡vos sos Rodríguez Ocampo, tenés causas con la justicia por pedofilia, admitilo!.
El sujeto entonces logró desembarazarse del tumulto y se dio a la fuga. Cruzó corriendo la avenida y tomó otro taxi, logrando finalmente desaparecer.
Lo cierto es que ahora los videos están en manos de la justicia y es la que debe determinar los pasos a seguir para lograr liberar a Marino, el chico secuestrado hace un año.
HISTORIA DE TERROR
Marino Hernán Pierepiechai, de 14 años, desapareció de su casa en Ranelagh hace un año, en confusas circunstancias.Infosur tuvo acceso al expediente de la causa por, donde se entremezclan con la historia de Marino, los nombres de dos personas mayores, Francisco Javier Rodríguez Ocampo, el personaje ahora localizado por las cámaras de TV y Leonardo Jorge Fulquin.Ambos con anterioridad habían sido condenados por corrupción de menores, el primero a 10 años y Fulquin a 20 años de prisión. La madre de Marino sospecha que lo tienen secuestrado desde hace un año una red de pedófilos que funciona como una secta, comandada por estos oscuros personajes.
Lo cierto es que se trataría de una banda con conexiones internacionales, según se señala en fuentes judiciales.
HABLAN LOS PADRES
Infosur entrevistó a los padres de Marino. Al respecto, la actual pareja de la madre Carlos Alberto Acevedo (44), relató que el mismo día que se conoció el primer informe televisivo, el que damos cuenta ahora es el segundo se comunico con la familia una misteriosa mujer para decirles que al nene lo habían visto en Quilmes, en la calle Humberto Primo cerca de un importante hipermercado de la zona. Pero los padres desconfían del llamado.
El calvario de la familia comenzó cuando Marino apareció con un celular, que dijo habérselo dado un vecino y de lo cual los padres sospecharon, por lo que fue reprendido. Esa misma noche desapareció. A la semana en el tren Roca que marchaba con dirección hacia La Plata, un conocido de la familia les avisó que habían visto al chico con un hombre rubio, alto y bien vestido. Inmediatamente, la familia alarmada avisó a la comisaría segunda de Ranelagh, que procedió a interceptar al hombre que se hallaba junto Marino. El sujeto en cuestión le manifestó a los policías que lo llevaba a la casa donde se presentó ante los padres, identificándose como Rodríguez Ocampo. El hombre dijo que junto a su mujer e hijo, después se supo que no tiene familia, encontró al nene dando vueltas por Constitución.
UN OSCURO CAMINO
La familia de Marino entonces entablo una relación de ¨amistad¨, hubo algunas llamadas de la supuesta mujer de Ocampo. Es más, Ocampo, para despertar confianza, se presentó en la casa de la familia con un chico de 14 años, el cual decía que era su hijo. El objetivo era invitar a Marino a pasear por capital federal, llevándolo a comer a lugares que son preferidos entre adolescentes y a importantes espectáculos internacionales.
En una de las conversaciones Ocampo le dijo a los padres de Marino, que el adolescente tenía algunos problemas psicológicos y les recomendó un supuesto psicólogo llamado ¨Leonardo Fulquin¨.
A la semana de forma cada vez más insistente Ocampo, reveló que era importante que Marino se juntara con su presunto hijo. Allí empezaron entonces las sospechas de los padres. Pero ya era tarde, sin ser advertido, a la medianoche Marino salió a la puerta de su casa y desapareció. Al día siguiente Ocampo llamó a los padres de Marino, preguntando por el chico, a lo que le responde que había desaparecido. Ocampo entonces simuló estar angustiado por la noticia y prometió salir a buscarlo. Al otro día volvió a comunicarse con la familia y dijo haber buscado a Marino por Ezeiza y otras zonas.
Justamente de ese distrito es de donde proviene Fulquin, el presunto sicólogo. Hoy los padres del chico dijeron a Infosur que están convencidos de que su hijo¨ está en manos de una tenebrosa secta que integrarían Ocampo y Fulquin¨.
La causa está a cargo de las fiscalías descentralizada de Berazategui, a cargo del Dr. Ischazo.
La Misión, una temible secta
Leonardo Fulquin y Rodríguez Ocampo se conocieron en la cárcel donde se relacionaron y se visitaban mutuamente. ¿Pero quienes eran estos hombres?
Fulquin un sujeto peligroso, manipulador, de 45 años, nacido Ezeiza de profesión fotógrafo. Por lo que se sabe el 15 mayo 1996 fue condenado por el juzgado nacional de ejecución penal N º 2 por reducción a la servidumbre, al menos de dos menores y acusado de lesiones graves y coerción, por lo que recibió una pena de 20 años de prisión. Debería haber permanecido en la cárcel hasta el 25 de julio del 2013, pero insólitamente salió en libertad condicional en el 2006.
La secta conocida como ¨La Misión¨, que él mismo fundó funcionó por un periodo de 15 años y sus integrantes lo llamaban ¨El Maestro¨. Se trataba de un grupo pequeño donde Fulquin tenía control, no solo sobre los menores, sino también de los adultos. Por lo que se sabe, Fulquin hacia trabajar a los chicos en la calle y si no le entregaban cuatrocientos pesos diarios, los sometía a duros castigos. Como metodología para no ser ubicados, la secta se mudaba constantemente.
En la foja 42 del expediente, consta que Francisco Javier Ocampo, de 39 años, era técnico en marketing, además de profesor en artes plásticas. Ocampo fue condenado el 30 de mayo 1997 por el delito de promoción a la corrupción de menores. Tras salir de prisión, se dedico al arte decorativo, pero hoy su paradero es un enigma.

La fotografía corresponde al NIÑO SECUESTRADO POR ESTOS PEDÓFILOSEsta fotografía corresponde al niño secuestrado por los pedófilos en 2010

Esta es la foto del pedófilo sorprendido por el periodista

 

Nota publicada en INFOSUR

1 comentario

Anónimo -

http://laici.forumcommunity.net/?t=41173949