Blogia
Derechos Humanos en la Infancia y Adolescencia.

Trata de Personas

Niñas paraguayas son explotadas sexualmente en Argentina

Prostíbulos ubicados en las localidades de La Plata y Florencio Varela, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, explotan sexualmente a niñas paraguayas “por encargo” y piden desde 1000 dólares por cada una, según una investigación periodística. Según datos de la fundación La Alameda, en La Plata hay unos 70 prostíbulos, donde son explotadas unas 15 mujeres por cada local, siendo la mayoría de ellas paraguayas de entre 17 y 23 años de edad. La organización señala que las compatriotas son reclutadas en Encarnación, Ciudad del Este, Asunción y San Pedro, a través de avisos publicados en los diarios, aunque también a veces son entregadas por sus propios familiares a cambio de dinero. El programa televisivo argentino “GPS”, emitido por el canal América, emitió el domingo un informe en el que entrevistó a un proxeneta que dijo que puede conseguir mujeres vírgenes y niñas provenientes de Paraguay.

La fiscala Teresa Martínez se encuentra en Buenos Aires con el objetivo de repatriar a dos adolescentes indígenas paraguayas que fueron llevadas al vecino país para ser explotadas laboralmente. Las nativas volverán a nuestro país el próximo jueves, anunció la agente.

(Abc Color, Jorge Torres Romero; Última Hora, Fernando Boccia – 10 de agosto de 2011).

PARAGUAY - Fiscalía registra 58 desapariciones en Cordillera

La Fiscalía de Cordillera registra 58 denuncias de desapariciones de niños, niñas y adolescentes, comentó la fiscala María José Pérez. Los casos se relacionan a maltrato, abuso y explotación sexual, agregó. “Algunos son bebés de solo algunos meses y otros son jóvenes de hasta 17 años. A medida que vamos encontrándolos, se producen nuevos casos o bien hay chicos que luego de volver a sus hogares, vuelven a escapar”, apuntó. Explicó que hay casos en los que niños huyen de sus casas porque son víctimas de abusos o maltratos por parte de sus padres, mientras en otros el problema es la adicción a drogas por parte de los niños. Resaltó que “no son pocos” los casos de desapariciones de niños y niñas relacionados a explotación sexual, incluso con padres que los vendieron para este fin. Mencionó que las tres ciudades de Cordillera que registran más desapariciones son Tobatí, Caacupé y Piribebuy.

(Última Hora – 4 de julio de 2011).

TRATA DE NIÑAS Y MUJERES PARA EXPLOTACIÓN SEXUAL

Investigación demuestra lo fácil que es traficar adolescentes

Una investigación realizada por periodistas españoles demuestra lo fácil que es traficar adolescentes paraguayas para que sean explotadas sexualmente en el país europeo. El trabajo fue hecho por el programa “Diario de”, emitido por el canal Cuatro, de España, y revela la existencia de un “promotor de modelos” que asegura que puede conseguir adolescentes paraguayas, con documentos de identidad falsificados, que pueden viajar a Europa. La revelación fue filmada con una cámara oculta y forma parte del informe especial sobre tráfico de mujeres que fue emitido por el medio español, conducido por la periodista Mercedes Milá.

La investigación fue realizada por Milá y un equipo de reporteros, quienes viajaron a nuestro país en junio del año pasado, luego de que el empresario español Marcos Montoya, considerado el “amo de la prostitución en España”, fuera detenido por la policía en el aeropuerto Silvio Pettirossi, cuando intentaba viajar a Madrid con dos jóvenes paraguayas. Los periodistas españoles fueron a Ciudad del Este, donde contactaron con el “promotor de modelos” que fue filmado en secreto. “La necesidad en algunas regiones del Paraguay es tan acuciante que hasta algunas madres ofrecen a sus hijas pequeñas para el tráfico sexual”, denuncia el informe periodístico de los españoles. La investigación demuestra que Montoya, quien se encuentra con medidas alternativas a la prisión, “tenía toda una red de contactos con proxenetas de Paraguay que le facilitaban mujeres para prostituirse en España”. El año pasado, la Policía española registró que más de 1000 niñas y mujeres paraguayas habían sido víctimas de tráfico con fines de explotación sexual en ese país europeo.

(Diario Última Hora, Andrés Colmán Gutiérrez – 28 de junio de 2011).

Rescatan a 622 niños en la frontera argentina

Secuestros:

Las únicas cifras disponibles son las del Consulado argentino en Villazón-Bolivia.

Interminables filas de gente que espera su turno, a toda hora, en los puestos de Migraciones del puente que une La Quiaca (Argentina) con Villazón (Bolivia), hacen pensar en controles fronterizos estrictos. Sin embargo, el Consulado argentino en esa ciudad boliviana ya tuvo que intervenir centenares de veces desde octubre de 2007, por casos de niñas y niños desaparecidos en ese país, o menores bolivianos que se esfumaron en la Argentina, informó el diario Clarín.

VÍCTIMAS. No es fácil determinar un patrón que permita conocer los móviles de quienes los secuestran. Si bien hubo algunos casos de adolescentes que habían sido engañadas, la trata con fines de explotación sexual no parece ser el propósito principal. En parte porque el 46% de las víctimas son varones, y menores a ocho años. Desconcierta saber que de 622 niñas y niños recuperados, 238 no tenían más de cinco años, edad por encima de la media de parejas que buscan comprar bebés para criarlos. Entre los rescatados, 284 tenían entre 10 y 17 años, y la mayoría eran menores de 13 años. Sin embargo, parece tratarse de un problema regional, ya que estos hechos se registraron en el departamento boliviano de Potosí y en la limítrofe provincia de Jujuy. “Nuestra frontera no tiene control. Hay infinidad de pasos naturales no controlados, donde el cruce es libre”, admite Juan José Arévalo Villegas, a cargo de la nueva Oficina de Tráfico y Trata de la Gobernación de Potosí en Villazón.

DESCONFIANZA. El puente Internacional (Quiaca-VIllazón) entre ambos países es fácilmente franqueable, en especial con camionetas último modelo que las comunidades indígenas ven pasar cerca de sus pueblos. “Hay mucho movimiento ahí”, cuenta Aurelio Calisaya, cacique de Orqo Kallpa, cerca de Santa Catalina, el pueblo más al norte de la Argentina. “En esos coches, los que conducen son varones, no van mujeres, pero siempre llevan a uno o dos niños”. Entretanto, la pasarela del puente Internacional es una cinta sin fin de caracoles humanos, agobiados por pesados bultos, donde fácilmente podría estar escondido un niño.

Para destacar

Abandono. En muchos casos, los secuestradores dejan en las calles a sus pequeñas víctimas.

Denuncias. Existen datos sobre éstas, pero en la frontera pocos les dan importancia.

Reclamo. Autoridades piden a los familiares que hagan las denuncias a tiempo, para lograr resultados.

 

PUBLICADO EN LA PRENSA - BOLIVIA

LA TRATA DE PERSONAS GANA OTRA BATALLA

EL GOBIERNO DESMANTELA DOS CENTROS DE ATENCIÓN A LAS VICTIMAS DE TRATA Y USA CON FINES PROSELITISTAS ESOS LOCALES

ver nota completa

PRESIONAN PARA FRENAR CAMBIOS A LA LEY: LA TRATA TIENE BANCA

Miles de personas son traídas para ser esclavizadas en 3.000 talleres clandestinos y en 613 prostíbulos porteños. Pero algunos no quieren penas más duras para los tratantes. Por Lucas Schaerer para Noticias Urbanas -  22.08.10

El negocio de la trata de personas promete falsas ofertas económicas y luego traslada a los engañados. Los endeuda y luego esclaviza. La Ley de Trata lo penaliza. Aunque su mayor logro fueron sus flaquezas. Hasta sus autores las reconocen. Las cifras lo demuestran: menos de diez condenas en todo el país en dos años. Al vivir en la Ciudad se nota. La compra y venta de personas nutre de personal esclavo a dos inmensas industrias. Las marcas de ropa, que tercerizan su producción en tres mil talleres clandestinos porteños, y el emporio de los 613 prostíbulos diseminados entre la avenida General Paz y el Río de la Plata.

Pero el jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, lidera el rechazo a subir las penas de prisión en la Ley de Trata. El hombre del kircherismo encargado de manejar las fuerzas de seguridad se dirigió con seis hojas a la diputada Fernanda Gil Lozano (Coalición Cívica), con copia a los diputados nacionales que integran las comisiones de Familia, Niñez, Adolescencia y Mujer y Legislación Penal, y al presidente de la Cámara Baja. El funcionario de pasado duhaldista rechaza subir las penas de prisión a los esclavistas y traficantes de seres humanos, tampoco quiere delegar la potestad de atender en la inmediatez a las víctimas y niega quitarles los topes a los montos de las multas, que significarían confiscaciones multimillonarias.

seguir leyendo

TRATA DE PERSONAS - IMPUNIDAD

La adolescente de la foto es Florencia Pennacchi, desaparecida (¿secuestrada?) hace 5 años.
La investigación del caso estuvo plagada de "errores técnicos".

Chicas víctimas de trata de personas, que fueron rescatadas de prostíbulos afirman haberla visto en ellos, como otra víctima más, esclavizada sexualmente.

Quien estaba a cargo de investigar su desaparición, parece ser uno de los principales sospechosos.

No es una novela que busca conmover y ganar rating. Es el sufrimiento de una adolescente, su familia y amigos y todas, todas, todas las mujeres de este país.

Lic. Claudia Santalla


Comunicado de Prensa de Sin Cautivas sobre el caso de Florencia Pennacchi, que menciona a uno de los máximos responsables de la División Trata de Personas de la Policía Federal, denunciado por La Alameda e involucrado en la desaparición de Florencia Pennacchi.

COMUNICADO DE PRENSA

Quienes integramos Sin Cautivas convocamos a esta conferencia de prensa con el fin de dar a conocer nueva información sobre el caso de Florencia Pennacchi; información que prueba tanto las denuncias que hemos realizado acerca de las irregularidades de la causa que investiga su desaparición como aquellas que obligan a investigar la línea de que Florencia es víctima de una red de trata de mujeres. A saber: un agente de la policía federal que intervino desde el principio en la investigación de la causa es hoy denunciado por su presunta participación en redes de trata y prostitución.

Desde Sin Cautivas, hemos sostenido que el silencio es complicidad, que los miedos se combaten con más información y que es necesario denunciar los delitos y las injusticias. Del mismo modo, siempre manifestamos que este sistema capitalista heteropatriarcal nos condena a la doble opresión de clase y de género. Creemos que es necesario denunciar con nombre y apellido a quienes son responsables; fundamentalmente, nos parece crucial la denuncia cuando se trata de individualizar responsabilidades concretas en esos delitos por parte de funcionarios del Estado o de las Fuerzas de Seguridad del Estado, porque es justamente la estructura en la que se encuentran inmersos la que les asegura impunidad.

Por todo eso, en el día de hoy, y en concordancia con nuestro pensamiento y nuestra militancia, queremos comunicar a la sociedad el nombre de quien sería partícipe y co-responsable de la desaparición de Florencia por cuanto ha jugado un rol fundamental en la disolución de pruebas y en la generación de información basura tendiente a dilatar la búsqueda y a generar una actuación judicial innecesaria y no conducente. Nancy Miño Velazquez, auxiliar de segunda de la Policía Federal en la División de Trata de Personas, que trabajaba desde 2008 como agente encubierta infiltrándose en las redes de explotación sexual de mujeres, ha denunciado en la Justicia al comisario inspector Jorge Cipolla, autoridad máxima en dicha División, como responsable del cobro de coimas que darían libertad de acción a tratantes y regentes de prostíbulos de la Capital Federal y de la Provincia de Bs As. Informamos que este mismo Sr. Comisario Inspector Cipolla ha estado a cargo de la investigación de la causa de Florencia.

Con esta información, quizás podamos responder o entender algunas de las dudas que teníamos en cuanto a la investigación de la causa por parte de la policía. Quizá esta información explique por qué las tareas de inteligencia realizadas sobre el único testigo clave en la causa resultaron inconducentes. Quizá esto explique por qué, según los dichos del Fiscal, ocurrieron “errores técnicos” cuando se realizaron tareas de investigación sobre ese testigo. Quizá esta información explique por qué el Fiscal le permite a ese testigo, presunto entregador de Florencia, incurrir en falso testimonio impunemente.

O, tal vez, permita comprender por qué a tres meses de la desaparición de Florencia, el mismo Cipolla, en ese entonces jefe máximo de la División Antisecuestros de la Policía Federal (división encargada de la investigación), hizo declaraciones tendenciosas y determinantes en los medios de comunicación (Clarín, 17 de junio de 2005, entre otros). Sus declaraciones tenían como objetivo dar por terminada la preocupación de la sociedad por la aparición de Florencia, afirmando -sin pruebas que lo demostraran y previo a aportar esta información al expediente de la causa- que Florencia había planeado una fuga y que se encontraba viviendo en el interior con un hombre y en perfecto estado de salud[1]. La denuncia contra Cipolla acaso también nos ayude a entender por qué el Fiscal ha desestimado los testimonios de jóvenes rescatadas de redes de trata -aportados a través de Susana Trimarco- que aseguran haber visto a Florencia en prostíbulos de diversas provincias del país.

Al igual que en el caso de Otoño Uriarte, y como en muchos otros casos de trata, el accionar de la policía, en sintonía con el de la justicia y el de los medios masivos de comunicación, responsabilizó a la víctima y a su entorno. En el caso de Florencia, los mismos responsables de la investigación estarían, según las declaraciones de Nancy Miño, agente encubierta de la Policía Federal, seriamente comprometidos con el delito y son ellos mismos parte de las redes de trata y prostitución.

Asimismo, la información con la que contamos hoy tal vez permita ayudarnos a entender por qué la causa de Florencia estuvo durante tanto tiempo en la Brigada Antisecuestros Extorsivos de la Policía Federal a cargo del hoy denunciado Comisario Inspector Jorge Cipolla (y se mantuvo allí durante 4 años), aún cuando entonces quedara demostrado que éste no era el caso de un secuestro extorsivo.

Por otra parte, queremos hacer público que estamos intentando confirmar la participación en la causa de otro de los policías denunciado por Nancy Miño. Lamentablemente, todavía no podemos ratificar esta información dada la evidente falta de voluntad de quienes pueden acceder a ella. Cuestión que no hace más que confirmar que dicha investigación está en manos de quien no tiene intenciones de esclarecerla.

Hasta el día de la fecha, el fiscal Retes sostiene, como lo ha hecho el denunciado Cipolla, que Florencia se ha ido por voluntad propia y que no tiene por qué investigar su desaparición. Creemos que no es casual que desestime toda información que vincula la desaparición de Florencia con las redes de trata y creemos que esa información podría acercarnos a su paradero.

Por todo esto, también queremos denunciar el accionar del Fiscal Marcelo Retes por cuanto supimos, a través del abogado querellante, que ha intervenido los teléfonos de varias de las amistades de Florencia y al menos uno de ellos es de una de las personas que integramos esta organización. Además, este fiscal ha tenido otras actitudes intimidatorias y amenazantes, en tanto también nos ha hecho saber que si Sin Cautivas seguía denunciándolo iba a cerrar la causa y que él “no investigaba porque estaba enojado con nosotras”. Repudiamos toda medida hostigante e intimidatoria de su parte, porque mientras él se toma el tiempo para investigarnos, la vida de Florencia está hace más de cinco años en juego: la vida de Florencia, y la de muchas otras víctimas de trata, no puede depender del capricho de ningún fiscal.

Hoy están al alcance de cualquiera pruebas certeras de la información aquí brindada: el testimonio de Nancy Miño Velazquez y la causa iniciada por sus denuncias. Exhortamos a los/as periodistas a investigar, a preguntarle al Fiscal cuáles han sido los avances de la causa y a qué se debe la demora. Insistimos: es deber del fiscal Marcelo Retes investigar los hechos y dar con el paradero de Florencia. Durante 5 años su accionar ha sido dilatar el proceso y evitar su resolución generando actuación policial innecesaria e inconducente como lo demuestran los más de 15 cuerpos que componen la causa de Florencia. Dado que su obligación como fiscal de la Nación es investigar, y puesto que en estos cinco años sólo ha dilatado la investigación, sospechamos gravemente que puede estar en complicidad con la red que mantiene secuestrada a Florencia.


Sin Cautivas hoy denuncia y hace pública toda esta información porque -como dijimos al principio- el silencio es complicidad.

Neuquén, 01 de Julio de 2010
--------------------------------------------------------------------------------
[1] “‘Ahora estamos trabajando en puntas que parecen muy firmes y esperamos que todo termine bien. Por suerte, tenemos fuertes indicios de que está con vida. La pista más sólida indica que es probable que esté en el interior, viviendo con alguien —un hombre—, y viajando cada tanto a la Capital. Estamos trabajando. No conviene difundir nada más’, confió el comisario Jorge Cipolla, al frente de la investigación policial […] ‘Que haya llamado a su jefe nos dio tranquilidad respecto a que estaba con vida y tramando algo. La hipótesis del secuestro se desterró enseguida’, precisó el comisario (Elustondo, Clarín 2005).


"Las están desapareciendo para que sean tus putas,
decinos en qué cabaret las viste anoche."

Sin Cautivas

SEMINARIO REGIONAL - TRATA Y EXPLOTACIÓN SEXUAL

La siguiente es una nota publicada por la Cooperativa La Alameda en su sitio web, en la que su presidente, Gustavo Vera realiza una crónica del seminario realizado en San Pablo, Brasil - y sus observaciones con respecto a la delegación oficial de la República Argentina.

Los invito a leerla.

28-29/03/2010

 

Por Gustavo Vera

El seminario Regional sobre Trata y Explotación Sexual realizado el 25 y 26 de marzo en San Pablo fue convocado por el gobierno brasilero y sueco que desde hace algunos años trabajan en una línea de cooperación en el combate contra la trata de personas y el crimen organizado. Se convocó a representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile poniendo énfasis en invitar a los fiscales especializados en combatir la trata, las divisiones específicas de las policías regionales y aquellas ONGs que han tenido algún rol destacado en el terreno práctico.

Por la Argentina, fue convocado el fiscal Marcelo Colombo de la división antitrata de la UFASE, el comisario Jorge Fernández de la división antitrata de la Federal y por las ONGs estuvieron presentes Susana Trimarco, de la Fundación María de los Ángeles y yo, por la Fundación la Alameda. El comisario de la Federal faltó, el único entre todas las delegaciones. Y a la delegación inicial se sumaron tres funcionarios más del Ministerio de Justicia preocupados por qué conste en actas que en la Argentina “se combate la trata en todos los frentes”.

A diferencia de muchos encuentros que se convocan sobre el tema donde se filosofa largamente sobre la trata sin ninguna conclusión práctica, el objetivo de este seminario era avanzar en la socialización de las experiencias de los gobiernos brasilero y sueco y conocer las buenas prácticas y los problemas que pudieran destacarse en la región.

En la abrumadora mayoría de los seminarios con funcionarios gubernamentales, la Alameda suele ser excluida por no ser “políticamente correcta” y por aprovechar cualquier foro para denunciar con nombre y apellido lo que está ocurriendo, incomodando a varios de los presentes, varios de los cuales están acostumbrados a pasear por el mundo, degustar buenos vinos y opíparas cenas y alegrar las veladas con frases edulcoradas. Sin embargo, a este fuimos invitados y no ingenuamente por los organizadores suecos que vienen siguiendo con interés la experiencia de la Alameda y los resultados prácticos de sus denuncias, investigaciones y propuestas. Algo que evidentemente no agradó a los funcionarios argentinos del Ministerio de Justicia que sólo me dirigieron la palabra cuando nos cruzábamos durísimo en algún debate.

El grueso de la primer jornada fue la socialización de las experiencias de los suecos y brasileros e informes de la representantes de la OEA, ONU y OIM. En la apertura, el secretario de justicia brasilero señaló que la trata ha pasado a ser el segundo negocio ilícito mundial después del tráfico de drogas y superando incluso al tráfico de armas. Que la trata debe enmarcarse dentro de redes de crimen organizado y que, tal como lo establecen las convenciones internacionales, el “consentimiento de las víctimas” es “irrelevante” (cabe aclarar que la trampa de la ley argentina sobre trata radica en que exige que la víctima , cuando es mayor, pruebe que no hubo consentimiento en su traslado y reducción a la servidumbre, algo que prefieren evitar porque al denunciar toda la red delictiva sienten terror hacia la represalias que puedan sufrir ellas y sus familias. Por eso en la Argentina quedan tantos delitos impunes y sólo tenemos condenados a un cieguito y una madame que era ex victima). Luego se explayó sobre las rutas de la trata desde latinoamerica hacia Europa y Asia y desde Asia a Latinoamérica.

Lo más importante de la exposición del secretario de Justicia brasilero fue cuando subrayó que el combate contra la trata debía perseguir la ruta del dinero para ser efectivo. Combatiendo el lavado y el blanqueo, confiscando los bienes de los esclavistas y desmantelando económicamente las redes, no sólo deteniendo a los culpables. Más de seis millones de reales han sido confiscados en los últimos tiempos a los tratantes que además fueron detenidos. Y ese dinero ha sido volcado a programas de investigación y asistencia a las víctimas de trata. En la Argentina, salvo el caso del Juez Federal Sergio Torres y el Tribunal Oral 6 que confiscaron masivamente maquinarias a los esclavistas, en la abrumadora mayoría de los casos donde se prueba trata o servidumbre no se suele perseguir la ruta del dinero y las redes quedan económicamente a salvo, pese a la detención de algunos de sus secuaces. Las causas por lavado brillan por su ausencia y la UFI está reducida al rol de una oficina irrelevante. La definición de los brasileros es concreta: «el crimen organizado es una empresa. Busca tener ganancias. Y para destruirlo no basta con arrestar a los secuaces. Además hay que desmantelar las rutas del dinero.

Otros funcionarios señalaron que en el caso del trabajo esclavo, el gobierno brasilero escracha regularmente en sus web y oficialmente en una lista a las empresas que están siendo juzgadas por trabajo esclavo y además las sanciona económicamente colocándolas en una especie de “veraz” en el que no pueden tener acceso a créditos y subsidio por determinada cantidad de tiempo. En cambio en nuestro país hay más de cien empresas en las que se ha probado que usan trabajo esclavo y están siendo investigadas en la justicia. Sin embargo, ninguna sanción económica fue aplicada a ellas, la AFIP ni siquiera las visita y el Ministerio de Trabajo no pública el listado de empresas que tienen estas prácticas, ni siquiera las que oficialmente denunció la Defensoria del Pueblo.

Junto con Ongs locales han hecho una importante campaña entre los camioneros para erradicar la explotación sexual infantil. Luego de una encuesta en la que el 60 % de los camioneros admitía haber tenido sexo con mujeres en situación de prostitución en horario de trabajo y un 37 % había admitido que fue con menores y adolescentes, el gobierno impulsó una legislación para castigar duramente a las empresas donde trabajan esos camioneros cuando sean pescados teniendo sexo en horario de trabajo e incluso hacerlas responsables penalmente cuando se trate de menores. De este modo, obligaron a las empresas a involucrarse en el control de sus empleados para evitar sanciones económicas y penales y a la vez se lleva adelante una campaña informativa y preventiva fuerte en las rutas.

Entre los funcionarios suecos, se encontraban los de derechos humanos, procuración y policía. Lo aspectos más relevantes de sus exposiciones fueron los siguientes: en Suecia la prostitución a título individual no está prohibida, sin embargo se penaliza la compra de servicios sexuales desde 1999, e incluso se escracha a los clientes-prostituyentes públicamente. Tal medida ha tenido un efecto notablemente desalentador en la demanda. El lema de los suecos es: “el comprador de sexo alimenta el crimen organizado”. Además el gobierno sueco tiene una política activa de combate a la trata y no se queda esperando las denuncias como frecuentemente ocurre en nuestro país. En la práctica, cuentan con una brigada que por denuncias, avisos en los diarios o seguimiento de rutas, detecta lugares posibles de trata y monta un trabajo de inteligencia e investigación, donde en colaboración con la justicia, se filma, se hacen escuchas, se utilizan agentes encubiertos como supuestos clientes y se recolectan pruebas que permitan el allanamiento y el rescate a las víctimas. El objetivo es recaudar la mayor cantidad de pruebas objetivas que no hagan depender tanto las evidencias de las víctimas en situación de vulnerabilidad. En la argentina se publican impunemente cientos de servicios sexuales, sin que sobre ellos recaiga investigación alguna, salvo las que hacen las propias ongs y que tendrían que hacer desde el estado. Los suecos destacaron sus avances en el combate contra la trata y la explotación sexual, pero también admitieron que este año se iban a capacitar en el combate contra la trata laboral que viene aconteciendo desde los países del este europeo hacia el oeste. Una de las razones de la simpatía con el trabajo de la Alameda de los suecos, es la experiencia aportada por esta en la lucha contra diversas formas de trabajo esclavo.

En los demás países latinoamericanos se detectaron los siguientes problemas y avances. Salvo en la Argentina, en la mayoría de los países de la región no existe una oficina de rescate integrada por profesionales que se especialicen en la contención y cuidado de las víctimas y muchas veces esa tarea es asumida torpemente por policías o miembros del poder judicial con desastrosos resultados. Si bien esto es un avance y habría que generalizarlo, mucho más lo sería si esa oficina fuera independiente del gobierno de turno y dependiera del poder judicial y sus miembros fueran elegidos por concurso de oposición y antecedentes, de manera tal que no exista la más mínima duda de su eficacia en un tema tan sensible, donde a veces de la declaración de una víctima depende poder tirar del hilo y llevarse puesto a los peces más gordos. Por ejemplo, la mayoría de las victimas que fueron de Mar del Plata con el cuento de que eran mayores se las dejó partir sin siquiera declarar y algunas de ellas han sido revictimizadas en prostíbulos, lo cual ha desatado una polémica muy fuerte en el caso. Cuando denuncié esto en el seminario en San Pablo, la representante de la oficina de rescate no lo negó, simplemente dijo “lo hablamos en otro momento” y renglón seguido siguió hablando de las maravillas de su oficina.

Hay países donde el retraso de un marco legal es tremendo. Chile y Paraguay , por ejemplo, ni siquiera tienen una ley para combatir la trata. En uruguay existe una concepción regulacionista de la prostitución en la que se abren muchos grises para distinguir lo voluntario de la trata y lo involuntario. Salvo en Brasil, el combate contra la trata laboral está prácticamente en pañales y en la Argentina el tema fue impuesto más por la perseverancia de las ONGs que por una política activa del estado. Solo para dar un ejemplo, la fiscal antitrata de Paraguay admitió públicamente que el único caso de trata laboral en el que hay interconsultas con funcionarios judiciales de la Argentina es el de las granjas avícolas que denunció la Alameda, pero que no existió ningún contacto, ni investigación en el tema construcción, pese a que es muy frecuente encontrar en las obras ciudadanos paraguayos sin documentación en regla y trabajando en condiciones de servidumbre. El representante de la ONGs de Bolivia se quejó amargamente del poco interés del gobierno en abordar el tema, más allá de declaraciones formales y que recién ahora se estaba comenzando a visibilizar el tema.

El papel de la delegación oficial argentina fue lamentable. Uno de los fiscales reivindicó la “eficacia” de la división antitrata de la policía federal y dijo sin sonrojarse que en la Argentina trabajaban coordinadamente todos los organismos del estado nacionales y provinciales en un trabajo articulado contra la trata. Mientras hablaba, me acordaba de la chica boliviana que fue secuestrada en Villa Urquiza y que la encontraron de casualidad en el Chaco porque fue a un hospital de urgencia picada por un alacrán o del esclavista runfla que fue detenido con las manos en la masa en Guemes en un operativo casual, cuando había sido varias veces denunciado en juzgados federales de Capital por la Defensoria del pueblo y la Alameda.

Más preocupados por la apariencia que por la realidad y por hacer constar en actas que en la Argentina todo funciona de maravillas y que el único problema eran los jueces , la delegación argentina recibió instrucciones precisas del Ministerio de Justicia de contar un lindo cuento para incautos. Todo iba de maravillas, sino fuera por el detalle de que desde la Alameda denunciamos allá la existencia de más de 4000 prostíbulos en todo el país, su conexión e incremento con las redes de narcotráfico, el más de medio millón de personas trabajando en situación de servidumbre y trata laboral y los más de seiscientos mil pibes condenados a trabajos forzosos, mayoritariamente en el campo. Y además, repartimos decenas de videos con investigaciones propias que corroboran lo dicho.

Todo iba genial , sino fuera porque la Alameda denunció las extensas redes de cohecho que protegen este delito donde las cúpulas de la federal están muy salpicadas y que tan escandalosa es la situación que en la megacausa de trabajo esclavo se intervenía con la gendarmeria y en la investigación de muchos prostíbulos se apelaba a Prefectura o Policía Aeroportuaria porque la policía local no era fiable. En Anibalandia el problema son los jueces. Ciertamente muchos jueces encubren proxenetas y esclavistas, pero también es verdad que los que quieren investigar se encuentran en el camino con que la policía les va borrando los rastros y evidencias y que yo sepa la policía depende del mismo Ministerio de Justicia, con lo cual el problema no se reduce ni mucho menos a los jueces. Por supuesto que los funcionarios señalaron que en la Argentina había fuertísimos avances contra la trata, salvo para el representante de la Alameda para el cual la condena a un cieguito y una madame (ex victima) por más justa que sea, no deja de ser una perejilada y la ausencia de una política activa para desmantelar y confiscar los bienes de las redes del crimen organizado es un síntoma muy preocupante como también lo es la ausencia de condenas en temas de lavado de dinero.

Como no podía ser de otra manera, una representante del Ministerio de Justicia se quejó de los que hacían investigaciones paralelas. Para la funcionaria las ONGs debían limitarse a capacitación y asistencia, muy obvia alusión a los molestos informes de la Alameda que ponen frecuentemente al desnudo las truchadas.

En San Pablo sentí la calidez de las ongs regionales con las que intercambiamos experiencias y contactos y de las delegaciones convocantes al encuentro, particularmente de los suecos y brasileros y de la gente de la OEA y Naciones Unidas. Pero también sentí la frialdad y caradurismo de los funcionarios argentinos que hasta ahora en estos foros venían chamuyando de lo lindo, pero esta vez con la Alameda se les hizo un poquito más cuesta arriba. Por supuesto, han operado por todos lados para que no inviten más a los “loquitos” de la Alameda. Y quizás lo consigan. Lo que no conseguirán es evitar la catarata de denuncias e investigaciones que la Alameda seguirá haciendo a lo largo y ancho del país y sus inevitables repercusiones internacionales. Lo que no conseguirán es tapar el sol con las manos. De las Madres y de Hijos aprendimos que cuando no hay justicia, hay escrache. Y en ese camino continuamos.